Relaciones tóxicas.

He decidido tocar este tema por personas que tengo a mi alrededor, por la forma en que les escucho hablar y porque no saben lo que pierden mientras buscan determinados intereses en algo que no les conviene.

Cuando se es joven, se tiene toda una vida por delante e incluso te puedes comer el mundo.

Muchos jóvenes tienen relaciones en las cuales se sumergen tan profundamente, que no saben hasta donde serán capaces de llegar a causa de dicha tóxica relación.

Todo empieza de esta forma: los primeros meses son basados en el amor, la pareja se preocupa de que todo marche sobre ruedas. Los meses pasan el cariño se mantiene pero a todo esto le sumamos un ente nuevo, los celos, lo cual implica diversos disgustos convirtiendo cada día que pasa en una desmesurada tormenta sin escampadero alguno. Al pasar el tiempo y a sabiendas de que dicho ente no ha desaparecido, una de las dos partes expresa sus emociones pidiéndole, sencillamente a la otra parte que todo cambie con el fin de volver a como estaba todo al principio, debido a ello su pareja cede comportándose bien, siendo incluso capaz de tranquilizar ese ente maligno llamado celos durante unos cuantos días… florece el cariño nuevamente. Llegan los obsequios en calidad de arrepentimiento, las llamadas largas y tendidas, entre otras cosas. Estos “detalles” mantienen la alegría entre ambos, solo por un tiempo.

¿qué pasa cuando empiezas a calmar el enfado de tu pareja con obsequios? Pasa que terminas acostumbrando a la persona que verdaderamente amas, cada vez más, a las cosas materiales que puedas ofrecer según tu cartera. El cariño ya no lo es todo, pasa a un segundo plano en el que se convierte en objeto de manipulación por una de las partes, en este caso la parte con intereses en los bienes materiales.

Desafortunadamente no todas las personas saben llevar una relación sana, de ser así nunca cambiaríamos de pareja, pero… aquellos cambios son algo que todos necesitamos, al igual que necesitamos equivocarnos para aprender de aquellos errores, tales como, convertir el cariño en objeto.

con todo ello ese tipo de relaciones tóxicas, en las cuales, la mujer o el hombre ya no están por amor, si no por algo material. No es relación realmente, es un —mejor no hacernos daño—. Por más buenos o malos que seamos, somos seres humanos, personas con sentimientos, sensibles, dóciles, carentes la mayor parte del tiempo de todo aquello que nuestro entorno o pareja nos pueda complementar.

Quien piense que tener una relación es solo para esperar algo a cambio, para esperar obsequios, para que te lleven a cada lado, o si te encuentras mal económicamente y buscas una manutención 2017-02-27_22.23.47.jpg—estas totalmente equivocad@— una relación así, solo te conducirá a la desdicha, que ganas con obtener obsequios, si por dentro no eres feliz. La felicidad no se compra, ni se regala. La felicidad llega acompañada de aquellas cosas pequeñitas que nos harán sonreír sin necesitar nada a cambio.

Existen también, por otro lado, aquellas personas que sienten pánico de estar solas, sin amigos o pareja.

Si es tu caso dejame decirte que —la soledad enseña más que cualquier compañía— sí ¡es verdad! Si uno no se conoce a sí mismo ¿cómo podrá conocer a otra persona? Siempre he pensado que la mejor manera para poder sobrellevar una relación, es poder vivir un tiempo consigo mismo. Conocerse y poder elegir lo que a uno más le gusta, lo que a uno más le llama la atención, o sencillamente lo que uno más añora en la vida. Esta es una buena base para un mejor futuro…

Muchas personas están con su pareja por estar y ya no hablo solo de parejas, paso también a hablar de amistades, porque no se puede ser interesado basados en el simple hecho de no ser capaz de estar solo, por el simple hecho de ser incapaces de contemplar la soledad con nuestros propios ojos

“aprender a valorarse en un entorno de soledad, para luego aprender a valorar todo lo demás, dice demasiado de la personalidad de cada uno”

si no sabes vivir en soledad, no esperes vivir en armonía con compañía. No te engañes a ti para acudir a engañar posteriormente a tu entorno.

Personas que solo miran el físico —¡negativo!—Es algo que nunca se debe hacer ¿porqué?

Por la simple razón de que el físico es solo una fachada, lo precioso no se encuentra solo por fuera, la personalidad es demasiado importante, para poder continuar con aquella persona por un largo camino duradero y estable en el tiempo. Que nos ganamos con tener la persona más guapa a nuestro lado, sí carece de buen sentido del humor, de inteligencia, de auto-confianza, de humildad, de sinceridad y cientos de características importantes para los caminos de la vida.

Detengámonos a pensar un instante, hagamos una mínima reflexión ya que hoy en día parecemos no tener tiempo para reflexionar largo y tendido: si elegimos una persona guapa pero carente de aquellas cualidades anteriormente mencionadas, ¿de verdad aquella persona va a ser capaz de estar con nosotros incondicionalmente? ¿en lo bueno y en lo malo? Lo dudo muchísimo… cuando llegue una enfermedad se pueden incluso ir alejando, cuando estemos faltos de dinero quedaremos solos. Porque aquellas personas solo quieren el bien para ellas, más no para nosotros, aquellas personas han aprendido bien a hacer del cariño un objeto con el cual manipular a su pareja para conseguir todo lo que desean.

La soledad no es dañina, una persona común y corriente puede convertirse en lo más especial de la vida de otra persona, el dinero puede llegar con el esfuerzo, con la motivación, con la ambición y fuerte trabajo de ambos.

Un sabio consejo para aquellos que no quieren estar solos —Tienen que buscar ese “algo” que les guste, que les motive, que les inspire, y empezar a experimentar es un buen comienzo. Conozco personas a las que no les gustaba leer ni medio párrafo y me preguntaban, constantemente, ¿qué hago? Siempre les recomendé la lectura. Empezar por libros cuyos títulos capten nuestra atención, posteriormente empezar a hacer deporte no por fortalecer el cuerpo, sino por trabajar en nuestras debilidades. Por último la música es una buena compañía mientras meditas, no hablo de música depresiva sino más bien de aquella que logra serenar incluso a las fieras. Somos pasajeros…es uno más de mis posts.

Un comentario sobre “Relaciones tóxicas.

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: