El emigrante.

una maleta para emigrar.

<<Eres ¿un alma libre? Puedes escoger un té o un café, así será más amena tu lectura, me alegraré si te sientes identificado con mi Post>>

Sí, puedo ser una extranjera, pero… ¿qué es para mí una persona extranjera? Déjame decirte, nunca me he sentido como una extranjera, diría más bien —soy un alma sin sitio fijo— ¿por qué? Es bastante sencillo, un alma sin sitio fijo siente que no es ni de aquí ni de allí, cuando esa alma va a su tierra natal añora la otra parte de sí misma, la cual dejó en cuyo país está rehaciendo su vida. El despertar no es el mismo en ninguno de los dos sitios y el anochecer tiene una  sensación diferente. De tal forma que cuando sales de tu país e incluso de tu ciudad natal experimentas diversas sensaciones, gustos, sentimientos y ¿sabes algo? Ahora ya no tienes solo un gusto por un plato de comida, tienes dos gustos, porque el tomate de aquel sitio nuevo no sabe igual al tomate de tu casa “tu ciudad”, tu plato favorito ya no es uno, sino dos. Empiezas a tener dos dialectos e incluso dos idiomas o quizás tres quién sabe, en mi caso tengo parte del andaluz — ¡chiquilla! ¡vamo ya! ¿No?—. O un segundo idioma, el aleman, que apenas me estoy haciendo a el—Deutschland ist ziemlich wunderschön— y no solo tenemos dos idiomas, dialectos, sabores sino también dos tipos de culturas ¡es maravilloso! Puesto que un poco más y puedes tener doble de todo. Me siento afortunada ¿y vosotros?

Aunque de cierto modo también puedo decir que los primeros días son demasiado caóticos, ya que lógicamente al emprender tal experiencia no llegamos a imaginar nunca de una forma factible que tipo de cosas nos encontraremos en el trayecto del viaje. Por ejemplo en el aeropuerto con las preguntas o actitud de los policías, el paso por la aduana, una vez llega todo esto, nos acojona hasta el punto de que sin estar haciendo nada malo, nuestra confianza y nuestra mente nos traicionan pensando todo lo contrario: será qué las maletas tienen algo; Será qué mis papeles no están en regla. Nuestras caras cambian de color como si fuéramos un camaleón intentando desaparecer a los ojos de su cazador, nuestras manos se sudorizan de tal forma que parece que tuviéramos dos grifos por manos, luego nuestras piernas se transforman en dos juguetes vibradores imposibles de controlar. Lograr conseguir pisar aquella tierra tan deseada con el fin de lograr un mejor futuro nos hace pasar por demasiadas sensaciones como por ejemplo esa tristeza que dejamos en nuestros seres queridos e incluso la envidia que se despierta entre nuestros adversarios, adversarios que quizás ni sabemos que tenemos.

No sabía quien era. Una historia que te puede gustar.

¿Qué puede llegar a recordar tu mente de aquella primera vez cuando te despediste de tus padres y familiares? Seguro que todos tenemos aquel especial recuerdo, el cual jamás será borrado de nuestra memoria. Dejamos aquella bandera la cual no indica lo mismo para el otro país añorado una bandera que alzamos con orgullo, porque sus colores representan algo realmente importante en nuestra patria. Seguramente no dejaremos de sacudir dicha bandera en nuestros corazones.16-35-14-mundo-banderas-550x309.jpg

Buscar un futuro mejor no es abandonar la patria o renunciar a tus costumbres, para luego hacerte solo a aquella patria a la que estas a punto de llegar… cuando estás a punto de emprender tal viaje, son demasiados los que piensan que ya te perdieron e incluso que ya empiezas a cambiar por dentro. No obstante así no es, te lo digo de la siguiente forma —seguirás siendo el mismo, pero con más anécdotas para contar—

Por otra parte, mil respetos guardo para aquellas personas que se han atrevido a cruzar fronteras con tan solo una mochila, pasando noches a la intemperie e incluso sin poder dormir debido a las constates pesadillas o la zozobra que les persigue constantemente de ser detenidos por la patrulla fronteriza o capturados por cualquier tipo de insurgente. A veces viajan con la escasa comida y el agua necesaria para no morir de sed y de hambre en el recorrido quizás inalcanzable de esa brillante segunda oportunidad. Son capaces de llevar el corazón en la mano sin tener ni la más mínima idea de lo que les espera al principio, mitad o final del viaje…son héroes aquellas arriesgadas personas, porque creo que en un paso como tal, estas entregando tu vida al destino y combatiéndolo a la misma vez. Un destino que te pondrá de frente del más pequeño al más grande obstáculo sin importar como te apellides o de qué lugar provengas.

Son héroes aquellos cuyo objetivo es superar tales retos que les pone la vida a lo largo de aquel trayecto, pero por desgracia no siempre salen las cosas como las esperaban, hay quienes se quedan en un viaje sin boleto de regreso a sus hogares, ya que no todo es color de rosas y algunos caminos están llenos de espinas que te terminan desangrando paso por paso. Quedarse a medio camino resulta funesto, mucho más si hay niños de por medio, eso es aún más trágico. A cuántas personas en el mundo nos toca escuchar las noticias, mientras estamos desayunando o comiendo, sobre gente adulta que han perdido la vida al cruzar las fronteras en barcas o pequeños niños que no han soportado el frío invernal y te parte el corazón ver las caras de las madres con el rostro lleno de lágrimas.

Nunca olvidaré cuando leí la noticia del pequeño Aylan Kurdi su cuerpito rodeado de arena y agua. Estas noticias son inolvidables la guerra conlleva a tal desgracia, pagando inocentes por culpables. Decir que emigrar no conlleva al odio tanto en la política como en la sociedad sería mentir. La xenofobia debería haber desaparecido entre nosotros, lamentablemente no es así. Hay quienes nos ayudan a integrarnos y brindan dicha ayuda sin esperar nada a cambio e inclusive sin creerse con derecho a gobernar nuestras vidas ese tipo de personas vale la pena. Con el paso de los meses, los años, aquel país termina siendo nuestra casa, nuestra tierra y aquellas personas cuya ayuda nos brindan, pasan a ser parte de nuestra familia. Terminamos teniendo voz y voto, terminamos siendo iguales, así las demás personas no lo quieran —somos iguales desde el primer día que llegamos al mundo—.

Aunque lleguen las desilusiones por parte de algunas personas o desilusiones por parte del trabajo, ya que nunca pensamos que desempeñaríamos tal puesto, porque quizás en nuestro país teníamos un puesto mejor, pena es que no fuese suficiente el salario percibido para mantenernos, pena es que la guerra, la crisis e incluso las amenazas que acarrean a nuestro país nos haga salir corriendo con la tristeza de tener que abandonarlo todo, pena es que para demasiadas personas somos etiquetados como emigrantes que llegan a causa de una crisis “solo crisis”. Cada país tiene un conflicto, pero esto solo lo sabemos quienes lo vivimos. Llegan igual desilusiones por parte de algunas personas, aun así, intentamos seguir debido a que son pequeñas montañas sin demasiada importancia y nos esperan montañas más grandes, enormes, el verdadero Everest por escalar, ya que en aquellas montañas conseguiremos éxito una vez las hayamos cruzado. No olvidemos algo —todos en este mundo hemos sido emigrantes, todos tenemos un mundo recorrido, una diferencia que nos distingue de los demás—. Cuando pasamos por esta serie de situaciones, es más fácil afrontar y poder llevar ciertos problemas con total naturaleza, adquirimos conciencia como por ejemplo valorar la cantidad de gente que teníamos en nuestro país de origen. Nos damos cuenta que un trabajo de mesero no es tan fácil como lo creíamos y empezamos a ver cómo somos tratados por el cliente y llega algo llamado valor, lo cual más de uno no tiene, nos damos cuenta que lo que hubiéramos creído ser el peor trabajo del mundo puede llegar a ser un trabajo demasiado valorado pero que lastimosamente eso solo lo ven las personas que quieren salir adelante. Somos pasajeros… te puede gustar.

 

 

 

Publicado por Mónica Ramírez

Soy una persona, que da crédito donde el crédito es merecido. Un alma soñadora a la que le encanta reflejar lo vivido, y para así poder transportaros a aquellos sitios.

Un comentario en “El emigrante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: