Una semilla, una vida.

una vida dentro de mí.

Una mañana desperté estando en la finca de mi abuelo, por aquel tiempo yo tenia apenas ocho años. Recuerdo que el frío que hacia en aquel montañoso destino fue lo que hizo que abriera mis ojos; levante las sabanas para reincorporarme, saqué un pie de la cama al terminar aquel movimiento mi pie rozó con la fría madera que había por el suelo en la hacienda, mis bellos se pusieron de punta , era demasiado frío para mi. No quería salir de la cama, más sin embargo debía hacerlo ya que me encantaba salir a caminar con mi abuelo, salir a coger café o simplemente verlo sembrar sus cultivos.Somos pasajeros…

Cuando salí del cuarto, me quede en el corredor mirando la niebla tan blanca que rodeaba nuestra finca… mis ojos habían perdido todas y cada una de las montañas, las cuales se desaparecieron por obra de la espesa neblina, tampoco veía la inmensa variedad de flores que había justo en frente al corredor y en el camino de llegada. Incluso ni el enorme cafetal que teníamos cultivado a unos escasos metros se podía divisar, solo podía ver el corredor, los cuadros y las flores que colgaban de la pared o la madera rustica con la que estaba hecha la finca. Escuchaba sí el cantar de los pájaros pero imposible saber donde se posaban, seguro por ahí en las copas de los arboles con sus polluelos. De repente se me vino un agradable aroma, un aroma a chocolate ¡era tan agradable!, porque el chocolate lo hacia mi abuela en el fogón de barro y este le daba un toque especial al chocolate, la leche o las comidas ¡daba gusto comer en la finca! Daba gusto disfrutar de cada pequeña cosita “aquello era lo que me daba el Cairo Valle” aquella mañana al terminar de probar aquel chocolate, quería ducharme pronto, arreglarme para así salir con mis largas botas y pisar la tierra fresca, sentir el olor a campo o tan solo ver como mi abuelo sembraba las semillas.

Sabéis ¿que el sembrar una semilla no se trata solamente de cavar un agujero y enterrarla? No, claro que ¡no! Me pude dar cuenta, que sembrar una semilla se trata de tener primero pasión, amor y paciencia. Se trata de prestarle cuidado, atención, que la tierra este en buenas condiciones, que la tierra este abonada. Sobre todo necesitamos sol y agua.

Una semilla debe de ser cuidada, debe ser bien tratada, porque así aquella semilla dará buenos y lindos frutos. Aquella experiencia me enseño algo, me enseño a adorar hasta lo más mínimo que la vida me ha dado.

Somos semillas hechas con amor, paciencia y dedicación. al principio no supe tener paciencia o quizás no sabia darle al tiempo, tiempo; no supe entender lo que la vida me había enseñado ya que no lo supe aplicar en su debido momento. Aquella enseñanza me dio pautas para el día de hoy saber que la semilla que tanto yo buscaría, la iba a obtener con aquellas cosas tan esenciales que aprendí en la finca de mi abuelo.

no es absurdo, aquello ha sido una gran enseñanza”No sabía quien era.

El hecho de querer ser la madre tierra para hacer florecer lo más lindo que la vida me pudiese dar, no estaría a día de hoy en las manos de un ginecólogo, en cuanto a que no determinaría con pruebas o tratamientos si seria madre o no. “Me encontraba en diciembre del 2016 en Huelva- España para pasar la navidad con mi madre y mis hermanos por aquella navidad tenía una cita con mi ginecólogo, puesto que quería saber si estaba bien para poder quedar embarazada “hasta pensaba que lo estaba al tener un retraso de dos meses aproximadamente”. La sorpresa fue desgarradora “yo no ovulava, aparte tenia ovario poliquístico” todo esto conllevaba a empezar un tratamiento, aquel tratamiento no se podía hacer en aquel mes, ya que yo vivo en Alemania y era imposible prolongar mi estancia durante un mes o dos meses más en España, el tiempo suficiente que duraría el primer tratamiento. Cuando este ginecólogo me dio tal noticia, yo solo trague quedándome callada, no quería lastimas, ni mucho menos preguntas “nuestra busqueda iba para un año y medio”… lógicamente esto me causo por algunos días daños emocionales, daños que poco a poco empecé a estudiar. Lo valioso era tener a mi pareja más cerca que nunca dándome su apoyo incondicional, explicándome la cantidad de tratamientos que hay hoy en día para poder quedar embarazada y yo ver que no podía ser negativa puesto que mi relación también importaba. Luego tal vez por miedo, pregunte a mi chico ¿aun te quieres casar conmigo? A lo cual el respondió —Desde el primer momento que te hice mi novia te acepte tanto para lo bueno como para lo malo—. Dos meses después nos dimos el sí quiero.Carta a mi compañero de viaje “mi marido”

Un mes más tarde, mi vida solo se basaba en buscar plaza para mis estudios, seguir con el alemán, el gimnasio, buscar trabajo, mi blog y mi familia. En marzo del 2017 viajé de nuevo a España por temas personales me sentía tranquila puesto que desde el primer momento pensé en hablarle del tema a los que me rodean, con total naturalidad, dado que había empezado algo llamado aceptación, más no resignación.

Semanas más tarde de estar allí me enteré de que tenía cinco semanas de embarazo, es decir, me quede embarazada el mismo mes que me case “fue una enorme sorpresa”.

Nada se da cuando tú lo forzás o cuando tú piensas que debe de ser ya mismo… cuando se quiere algo, solo se trata de hacer las cosas con amor, pasión y paciencia. Luego solo queda esperar

la espera es la que nos mata”.

No conocemos nuestro cuerpo, tampoco los demás lo conocen. El cuerpo actúa cada mes como el quiere, sin necesidad de forzarlo, aunque hay lógicamente enfermedades que te hacen estéril, sobra decir que igual que a una mujer le puede ocurrir a un hombre también.

Cuando empezamos a buscar nuestro bebe cada mes esperaba a que faltase mi menstruación, lo cual cada mes era fallido, luego viaje a España enterándome de aquella noticia. Todo este circulo dejo en mi un ende nuevo… primero empecé a estudiar la gravedad de la situación y me dije a mi misma.

<<Monik si llega un momento dado y no puedes tener un hijo no va a pasar nada, porque la vida no termina aquí, la vida termina en donde cada ser humano quiere que termine. “son lamentablemente duelos que te pone la vida, y no solamente el no poder ser madre, quizás perdidas de algún ser querido o millones de cosas”>>.

La mía no se terminaba, no sufro de envidia, al contrario me alegró cuando una persona alcanza lo que quiere, por lo cual si no llegaba a tener un hijo no iba a mirar el hijo de una de mis hermanas con ojos tristes o el hijo de una de mis amigas con la mirada pérdida y así llegar a pensar, que al ver aquellos pequeños me enfrentaría a un fracaso, !mi fracaso¡ “como suelen pensar la mayoría” ¡no! Para mi, no tener un hijo, no es un fracasó. En el mundo hay demasiados niños sin hogar, yo no podría dar una cifra exacta, ya que no trabajo para ello. Lo que si podía tener claro, es que mi vida terminaría cuando yo terminase todo aquello que me encanta. yo hubiese podido ponerme en tratamientos o quizás hubiésemos adoptado un crío al que le diésemos todo aquello que podemos dar, pero si la vida me ha permitido quedar embarazada ahora, la misma vida me ha permitido poder tomar estos dos caminos, tanto como aprender de aquel sentimiento como aprender del sentimiento de poder ser madre.

Me gustaría que tu como mujer si pasas por algo así, no pensases de forma negativa como por ejemplo dejar de visitar a tus amigas, no desear que te trague la tierra, no sentirte culpable, no recordar constantemente ese vacío, no pensar que por no tener hijos nadie te recordará, no tener vergüenza de carecer de una parte sustancial de la esencia misma de la feminidad, y la impotencia de no poder culminar una necesidad animal. Estos son pensamientos destructivos, si solo tu te dejas vencer, tu seras la culpable. La familia siempre está para apoyarte y en tu vida social quien te apoya y te ve como tal se queda para siempre, quien se va sin mas es porque no valía la pena estar en tu vida. Nada se va erosionando si tu no lo permites. Así que el camino no es fácil, solo se trata de saber sobrellevarlo todo sin necesidad de convertirte en otra persona que no eres. Si valoramos nuestros sentimientos, nos aceptamos cada día tal y como somos, luego hablamos sobre el problema sin tabúes y buscamos ayuda, será un logro muy grande para nuestra vida.

Las semillas siempre están ahí, a lo mejor no eres tu quien las siembres pero puedes ser qucartoon-KpqN1RTlv5qV4V1yYuTien las veas retoñar o crecer. Con lo cual le regalaras parte de tu cariño y dedicación a aquella semilla.

4 comentarios sobre “Una semilla, una vida.

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: