Somos mujeres y queremos ser de color.

vivir nos hace ser de color.

somos mujeres, no objetos.

Hombres, hombres. Sentarte en una silla con las piernas cruzadas mientras fumas y bebes un café manteniendo un periódico en tus manos sintiéndote como aquel importante hombre formado de ego y arrogancia con total superioridad ¿qué otras cosas te podrían componer? Llegaste a casa y lo primero que hiciste fue quitarte la camisa, de seguido tomaste aquella ducha placentera que tanto sueles tomar y exclamaste — ¡que cansado estoy! ¿Y de cenar? ¿Qué hay?—. Pediste una cena… ella no cayó del cielo, tampoco llegó con magia… ésta llegó hecha por las manos de aquella mujer que tanto te suele atender, aquella que esta supuestamente sentada en casa, arreglada para cuando llegues del trabajo y descansada porque a lo largo del día no ha hecho “nada” ¡cómo no tiene que trabajar!. Al instante escuchaste su voz y ésta te pregunto — ¿estás cómodo? ¿Te pongo algo más? ¿Cómo te fue el día?—, a lo cual tu respondiste —fue un día demasiado agobiante e incluso hemos tenido algunos problemas en la empresa e imposibles son de poder solucionar ésta semana, también me siento muy cansado, puesto que me he pasado todo el día de pie ¡pero tú que vas a saber de eso mujer! ¡Tú no lo entenderías!— dijiste con la sutil voz ronca que sueles tener. En ningún momento preguntaste a tu mujer ¿a ti como te fue el día? O tampoco se te paso por la cabeza decirle “te he extrañado mucho a lo largo del día y que deliciosa te quedó la comida”. Frases, palabras, preguntas que nunca salían de ti, ni apuntándote con un cañón en la entrepierna llegando al límite de perder tus dos compañeros con los que quizás nunca pudieses vivir en buenas condiciones e inclusive sin ello llegarías a un mundo depresivo con un viaje sin tiquete de regreso. Al parecer, ese carácter seco te hace sentir más hombre.   UNA VIDA A TU LADO

¿Que es de ti mujer pálida y fría? ¿No salió el sol en muchos días? O quizás ¿no sabes lo qué se siente ser abrazada por el calor y que por ello tu sangre fluya más deprisa? Mujer… mujer, mujer. Tu que estuviste tanto tiempo sin un beso en la mano de aquellos labios de tu hombre “ser besada en las manos y ser mirada a los ojos es lo que más me llena el alma, pues que podría hacer el hombre sin ti, si eres la fuerza de su vida, aquella que sostiene sus pilares y por la cual trabaja cada día”.

Eres una mujer en blanco y negro, el color no existe en tu cuerpo, ni tu hogar… pero lo más triste, es que para ti en tus adentros no existe una pizca de calor… ¿cuándo fue la última vez que tomaste una decisión por tu propia cuenta? ¡Ah! No recordaba ¡nunca! Fuiste la niña pequeña de tus padres, para luego pasar a ser mujer a disposición de su marido ¿cuándo pasaste a ser la mujer objeto?       No sabía quien era.

Haz sido un objeto durante décadas, posabas para ser aquella mujer plasmada en una revista de limpieza, revistas donde acostumbrabas dar consejos a otras mujeres acerca de cómo atender al marido, eras una viva imagen para lanzar al comercio cuanta cosa necesitasen los empresarios. Lo fuiste en antaño y ahora podrías dejar de ser un objeto; tal vez todo lo que abarque publicidades o quizás aquellas pasarelas que juegan con más de una mujer para que sean títeres de mero esqueleto con apenas fuerzas para caminar e incluso las redes sociales en las que aquellas mismas mujeres juegan a ser el centro de atracción, aquel icono a seguir según ellas, no dándose cuenta que son un conejillo de indias más del comercio.

Fuiste un papel que el viento con sus bocanadas de aíre trajo y llevo… pasaron los años y de nuevo tu marido llegó a casa, ésta vez tu reías, tu cara era más viva y en tu mirada se veía armonía, ya que todo en tu vida fluía con mayor normalidad, escuchabas de sus labios —¡amor ya he llegado!—. Y sutilmente tu boca besó como si fuese la primera vez, después exclamaste con voz suave —¡hola amor! ¿Cómo ha ido el día?—. Él respondió —mi día ha ido bien, he tenido mucho trabajo pero nada que no se pueda solucionar, ¡tu amor! ¿qué has hecho en todo el día?—, respondiste en el acto—he estado un poco liada con la casa y llevando las cosas de los niños, luego estuve leyendo un rato—. Aquí se notaba que ya son otros tiempos que tú a tu mujer mucho mejor la tratas, te empezaste a preocupar por lo que hacía e incluso de cómo pasaba sus días, fuiste matizando los colores que ella llevaba en su rostro para que hiciese todo juego con vuestros preferidos colores de casa…empezó un logro pero no todo el que ella quería, dado que seguía siendo la que ponía el plato en la mesa, no tú. Ella seguía preparando tu ropa para el día siguiente, e incluso preparando la de los hijos, pues tú estos deberes los desconocías puesto que en tu cerebro seguía como orden… trabajar para responder por tu hogar. Aquí seguía habiendo un hueco.

Los años pasaron sobre todas aquellas injusticias, maltratos verbales y físicos, empezaron a abandonar el planeta femenino en cierto grado. Los años pasaron por encima de aquellos cuerpos de mujeres que pasaron una vida fúnebre donde para ellas todo fue oscuro, pasaron para aquellas mujeres que dejaron marca e historia en la tierra, las cuales nosotras continuamos recordando con gran admiración. ¿Desde qué año la mujer fue una adquisición para millones de hombres? ¿Cuándo decidió la mujer, que debía tener voz y voto? En Irak no podemos decir que los derechos para la mujer avancen porque al contrarío cada año retroceden y es que en lo único que ha podido tener un pequeño cambio ha sido en la congelación de la ley Jaafarí o —chií— que se trataba de casar a sus niñas a partir de los nueve años. Una victoria lograda por asociaciones de mujeres y derechos humanos dentro y fuera de Irak… aun así las mujeres siguen exigiendo el derecho a una igualdad plena.

En México una mujer llamada Galindo Galo envío al constituyente un comunicado en el que solicitó los derechos políticos de las mujeres, sin embargo el congreso constituyente decidió no incluir el voto femenino, aquella mujer promovió la igualdad de la mujer y el hombre. Maria Cano en Colombia fue otra de las tantas mujeres que se sumaron para luchar por una igualdad, fue capaz de dejar los oficios del hogar por ser una política luchadora. No dejando atrás a aquellas mujeres que reclamaban la igualdad salarial, pero que todo terminó en una triste tragedia que dio la vuelta al mundo como si de un meteorito se tratase dejando paralizado a millones de corazones con un grito retumbante exigiendo igualdad lo cual como desgracia trajo muchas muertes. Yo podría seguir nombrando casos o nombres de mujeres, pero no terminaría jamás.

El emigrante.

Estamos en pleno siglo XXI… yo aún veo cómo las mujeres deben de salir corriendo a casa porque el marido llega y deben prepararle cena, no contemplo que un hombre no pueda fregar los platos al igual que no me prestaría para tenerle preparada la ropa cada día para el trabajo o salir corriendo para tenerle la comida hecha porque se va al fútbol, no contemplo que me digan “yo te tengo que pagar o yo tengo que comprarte esto porque lo necesitas” ¡perdón! Yo me compro lo que necesite y escojo y pago a mi libertad, nadie tiene que hacer algo sin mi decisión.

 “Me tomó cierto tiempo vivir mi vida, pero no crean que soy simplemente su pequeña esposa, no se equivoquen

En mi casa las funciones son por igualdad, yo como mujer reconozco que en ocasiones es difícil pero no voy a ser quien viva para limpiar polvo, pasar la fregona, hacer la colada; para criar hijos, ponerles y quitarles el pañal, dejar de dormir día y noche por ellos; para tener el desayuno, el almuerzo, la cena preparada, e incluso a veces la merienda. Soy mujer pero él no me enamoró con un plato o una fregona… los dos cocinamos, los dos criamos a nuestra hija, porque somos dos y funcionamos mucho mejor que un complemento. Así que empiezo luchando desde dentro, desde mi hogar para poder luchar fuera por nuestros derechos… me gustaría que todas las mujeres seamos conscientes que tener que llevar un hogar no es únicamente nuestra obligación o porque haya amor tengamos que inclinarnos ¡no!, amor es luchar desde dentro de ti y terminar por ordenar cada partícula de tu vida; amor es aprender a valorar y enseñar a valorar… podemos ser de color, podemos tener una bonita historia que contar sin una giba en la espalda que cargar, somos el presente por lo cual debemos aprovechar lo que nos dejó la lucha de aquellas mujeres.

Enseñamos a las niñas a inhibirse, a hacerse más pequeñas, les decimos a las niñas: “Puedes tener ambición, pero no mucha. Debes buscar ser exitosa, pero no muy exitosa, sino serás una amenaza para el hombre”.

Porque soy mujer, se espera que aspire al matrimonio; se espera que tome las decisiones de mi vida siempre teniendo en mente que el matrimonio es lo más importante. Un matrimonio puede ser fuente de alegría amor y apoyo mutuo. ¿Pero por qué enseñamos a las niñas a aspirar al matrimonio y no enseñamos lo mismo a los niños?

Educamos a las niñas a verse entre ellas como rivales no por un trabajo o por logros, que creo sería algo bueno, sino por la atención de los hombres.

Les enseñamos a las niñas que no pueden ser seres sexuales como lo son los niños.

Feminista, una persona que cree en la igualdad social, política y económica de los géneros”.

        Extracto tomado del famoso discurso “we should all be feminist” de la escritora Nigeriana                                   Chimamanda Ngozi Adichie          y la oruga hizo su metamorfosis…

Publicado por Mónica Ramírez

Soy una persona, que da crédito donde el crédito es merecido. Un alma soñadora a la que le encanta reflejar lo vivido, y para así poder transportaros a aquellos sitios.

4 comentarios sobre “Somos mujeres y queremos ser de color.

  1. Y uno trabaja y no tienen en cuenta que uno como mujer también se siente cansada
    O para las que no trabajan estar en casa y aserse cargo de todo el trabajo doméstico es también una labor que por más que un hombre diga que es fácil no lo es …..
    Hoy iré ala marcha alas siete

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: