UN VIAJE PARA ENCONTRAR RESPUESTAS 

El aíre llegaba pesado a mis pulmones, Leipzig no bastaba para mí… añoraba al menos un suspiro en mi sitio de partida en Alemania y dar bocanadas de aire con matices de cebada y cerveza ahumada. La toxicidad de la ciudad cosmopolita en la que vivo me traía de bruces contra el suelo y necesitaba ver a mi hermano durante unos días para aclarar mis ideas en pro de la escritura y algunas otras cosas. Quería, alejarme de aquellos tres años de exámenes, seminarios, trabajo y de la persecución de Bach en mi cabeza, con sus notas entre calles de una Leipzig que se volcaba cada día más gigantesca ante mis pequeños ojos.  

Sábado veinticinco de septiembre. Son las 17:00 horas.  

Subí al tren y me dirigí a la <<Ruhe Zone>> sin percatarme de ello. Tomé mi móvil, he hice unas cuantas llamadas mientras sorbía el café emitiendo ruidos como persona falta de modales, pero es que soy adicta a dicha sustancia tan famosa en occidente y su aroma me hace cometer acciones raras. Escuché a un joven dirigirse a mí con gran impertinencia, él abrió su boca y dijo, ¡Disculpa!, podrías cambiarte a otra zona en la cual puedas hablar y hacer todo el ruido que quieras, queremos dormir un poco. Señaló un lugar adecuado para mí, su dedo largo y delgado me recordó a una salchicha. Si por algo son famosos los alemanes es por tener dedos de salchicha y porque sus cuerpos son también largos como una salchicha. En momentos en que uno los odia, <<uno solo los ve como una salchicha>>. ¡Perdone usted!, le dije, No estoy gritando, ni cantando, así que no me voy ¿por qué tendría que moverme? No me percaté del sitio en el que estaba, he ahí la fuente de mi arrogancia. A veces, se nos hace difícil generar comprensión, entendimiento y nos sentimos afectados de inmediato al más mínimo reparo ajeno, somos la victima perfecta y rescatamos malas cualidades del prójimo sin tan siquiera llegar a razonar que tienen razón en sus reclamos.  

Mi hermano me esperaba en la estación de trenes en Bamberg, su Nissan blanco de meses sin lavar estaba irreconocible. Él usaba porte despreocupado, cabello desaliñado a un mes y medio de perdición, tenía cara de recién levantado. Parecía que la vida le costaba más a él que a mí en aquel momento.  

—¡Hola hermanito! —saludé sonriendo. 

—¡Hola Hermana! —contestó él— Vives como una reina. Tu marido te deja en la estación de trenes y tu hermano te recoge en cuanto pones un pie fuera del tren. 

—A mi parecer no es vivir como una reina, ni tener suerte; es tener a tu lado personas que cuiden de ti y pues… soy tu hermana, ¡así que anda!, ¡tira! No seas tan idiota y conduce que quiero tomar un café. 

¡Ahí estaba mi amor por Bamberg! La conexión del maravilloso olor a cerveza ahumada me trasladaba al punto de partida en el país germano. Un aroma característico de esta ciudad tan preciosa y pequeña. Del equipaje desempaqué una pregunta <<¿Cuánto amor deben sentir dos personas para sobrevivir a las innumerables pruebas que les impone el destino?>>. Reposé la pregunta sobre la mesa para intentar encontrar una respuesta con mi hermano al día siguiente. 

Analicemos mi matrimonio: está bien construido; sin embargo, la confianza me hace temer. Es perfeccionismo puro. Ha sido una relación golpeada por personas dañinas que venían con cuentos. Mi marido y yo hemos visto como muchas personas por delante nos desean lo mejor y por desgracia cuando dan la espalda… Así que, sin lugar a duda, cuidar y proteger nuestra relación ha sido un gran reto. Yo lo hice por amor, sería por mí, sería por ti, sería por ambos, amarte a ti causó en mí cambios. Antiguos amigos me preguntarían, ¿Por qué te has apartado?, yo lo hice por amor, en cada momento estuve ahí constante, mis secretos son tuyos y los tuyos son míos y aquello que duele nos duele gravemente a ambos, yo lo hice por amor. Aquí el punto de inflexión ha de ser que nadie domina a nadie, sino que todo se ha construido sobre cimientos de perfección en los cuales realmente nada es perfecto, ya que no lo es en ninguna relación. Solo damos estucadas pretendiendo que la perfección está no solo en los retratos colgados en la pared, en los retratos de la mesita de noche, en nuestros nombres tatuados en la memoria, en aquellas conexiones en el entorno familiar instauradas en nuestras neuronas, y en las atribuciones que hacen de nosotros nuestros más allegados. Y a todas aquellas personas que dejé atrás les diré hoy y siempre: yo lo hice por amor; él y yo somos adictos a estar el uno con el otro, y nuestra confianza puede derrumbarse, pero siempre será reconstruida y cada vez mucho más fuerte. 

Los acordes de Johann Sebastian Bach se han ensordecido; ahora todo suena en mi cabeza con un estilo pop impactante, induciéndome al preludio de mis incógnitas. Capto nuevas notas alejándome de razonamientos sin palabras para encontrar las respuestas a las preguntas que continué desempacando la noche anterior y que mi hermano me ayudó a plantar sobre la mesa. La música popular parece tener el sabor más fino en la historia que yo antes jamás haya podido darle. La forma en que me sentí era ininteligible.  

Mi hermano decidió que fuésemos a un Café que yo, pesé a conocer la ciudad, nunca frecuenté. Sabidamente exclamó que el sitio me haría sentir como en Venecia, aquellas palabras fueron demasiado osadas. No obstante, sí, de Venecia tenía algo, <<¡por supuesto!>>: Y es que no había una sola mesa libre en cuanto llegamos, estaba a rebosar, que cantidad de gente en un Café de tres plantas. Por suerte una pareja se iba justo en la planta baja. Parecía un sitio normalito, un edificio angosto, aunque él aseguró que la única parte angosta era en la cual nos encontrábamos, ANGOSTA; FRÍA Y ESTAMOS EN UN PATIO ¡casi que le grité! Fue entonces cuando un violín en la emisora captó mi atención llevándome a pasar la vista por la decoración de muchas flores colgadas de las manecillas, me sorprendí. Un sitio con un aire añejo, pero acuciado por la juventud. Las escaleras de madera en espiral crujían con cada pisada, tenía tabiques hechos de madera rustica en color marrón oscuro.  

—Hay dos problemas principales —mencionó mi hermano en nuestra conversación sobre las parejas mientras tomábamos el desayuno—: Las parejas no hablan y las parejas suelen fracasar en el sexo.  

Cuando dijo la palabra sexo volteé a mirar a todas partes, me sentí incomoda. Le pedí que hablara más bajo.  

—¡Ves! —exclamó él—, ahí está el problema. Parece ser que hablar de sexo es algo anormal, y las personas tienden a incomodarse en cuanto se habla de algo tan cotidiano y que afecta a tantas personas. La comunicación es importante, saber expresarle a la pareja no solo los ideales sino todo lo que se espera de ella como persona es sumamente importante; se trata de comunicar siempre, incluso todo lo que molesta. Y el sexo debe estar dentro de la comunicación, porque por error algunas parejas comunican, pero no comunican acerca del sexo.  

Nuevamente dijo la palabra SEXO y me parecía que todos volteaban a mirarnos. Hablaba de sexo a las diez de la mañana, en el desayuno, ¿quién hace eso? Aun así, debo admitir que tiene razón y que no solo él conoce a aquellas personas que fracasan en la comunicación y que por sobre todo fracasan en la cama porque su vida sexual se convierte en un fiasco o lo era desde el principio.  

—llevas razón —respondí—. Mira a Katrin, está cómoda, es otra de las tantas mujeres insatisfechas porque su marido no da la talla ni en la cama, ni en su vida diaria. Solo por comodidad no es capaz de salir de esa relación. 

—Sí, hay una doctora que conozco, amiga de un amigo. Está casada, la pobre tiene que ir al psicólogo a 60 kilómetros de aquí. No puede permitirse que en su entorno laboral se enteren que tiene que ir al psicólogo para ser tratada puesto que, eso mancharía su expediente laboral y perjudicaría su criterio como doctora. Ella está casada y continúa su relación única y exclusivamente bajo acuerdo con su marido, al parecer él no la toca desde que nació su hija y continuarán estando juntos hasta que ella cumpla la mayoría de edad. Ella lo ama y está como una desquiciada porque no obtiene de él lo que realmente quiere.  

Pensé en la palabra sexo, ¿por qué nos cuesta tanto hablar de ello? Mi hermano me contó cientos de historias que parecen superar la realidad; no obstante, esa es la realidad pura, aquella que va más allá de todo por lo cual apostamos. Convertimos nuestra vida en un simple día a día y pensamos que el amor único y exclusivo basta y ello en las relaciones de pareja no basta.  

La canción sonaba de fondo, sus acordes multiculturales y muy populares, modernos y añejos, rezaba que <<ella no podía creer que por fin había encontrado a alguien y que él la tiene enamorada nuevamente>>. Resumí a Bamberg mientras escuchaba la canción y a mi hermano lo dejé en un segundo plano: una separación, una boda, un embarazó y un nuevo comienzo, cuatro años después estaba de nuevo allí respirando el aire cálido y haciéndome preguntas sobre las relaciones y no es sobre la mía. A lo largo de mis escritos he sabido ver y reconocer a las personas que no son felices, a las personas que fingen bailar felizmente en su mundo de infidelidad y derrochan perfección e hipocresía a través sus agitadas redes sociales. 

Esa tarde en el piso, el pop seguía sonando, Dua Lipa por ahí en los rincones, dijo mi hermano, Canta que “ellos dicen que el amor es una religión, entonces se un orador conmigo, pero ella no quiere predicar”. En physical dice que “el amor no es para nosotros, que hemos creado algo fenomenal, hagámoslo físico”. La música se destartaló en cuanto observé las ventanas del piso de mi hermano y empecé a escuchar su interesante palabrerío. La madera con el color blanco tendido en marco, tan atractivas y feas ante el frío que las agrietaba y sacaba de ellas líneas confusas de tonos color petróleo. Los cristales estaban empañados y unas cuantas gotas de agua formaban un ejército al bajo de las ventanas… la casa es agradable, aunque él no lo crea; pero allí suceden cosas que él nunca cuenta, y solo recuerdo oírlo mencionar que en el 2021 siempre despertó deseando morir, y que jamás recobraba el sentido de la vida hasta no terminar de asimilar el desayuno por completo y que… ¡por desgracia!, los días en que el desayuno no era cien por ciento asimilable, llegaba a sentir ganas de morir durante todo el día.   

Ambos llegamos a la conclusión de que una relación se compone de la confianza, el respeto, lo espontáneo, el cuidado, el aprendizaje y el entendimiento. Cuando hablamos de cada una de las personas que nos rodean, nosotros mismos nos damos cuenta de que cada pareja es tan imperfecta y no es por sus cuerpos, si no por su modo de vivir sus vidas, algunos quieren sexo todos los días, pero esperan a que siempre uno de los dos dé el paso a una señal para estar juntos y cuando no, el ego se empodera del corazón y al momento, del cuerpo entero y decidimos no buscar más o pasar del tema en casa. Pasamos a la segunda fase, buscar calor fuera y de paso se tratará de un nuevo cuerpo con distintos sentimientos. Hay otras parejas que viven en un mundo paralelo, fantaseando cada instante del día, pensando que son los mejores tanto en casa como en la calle, pero luego un día cualquiera se despiertan y se dan cuenta de que están cansados de tanto surrealismo que los rodea y de que aquello no es lo que realmente quieren. Otros juegan a cambiar a su pareja y no aceptan que sea quien realmente es, pues pasa justo lo mismo, cuando abren los ojos no hay vuelta atrás y termina perdiendo quien quiso cambiarlo todo. 

Mi hermano sigue contándome cosas y en sus propias palabras, esto es todo lo que me dice:  

Hace una década tuve que partir para encontrar respuestas:  

Dejo a mi novia en su casa, me dirijo al trabajo y llega un mensaje a mi móvil “Hola príncipe, eres un niño muy guapo, que lo sepas”. El calor en Andalucía Huelva me quema la piel, aunque no más que la incertidumbre de saber quién me envía tal enrevesado. Jamás supe hasta después de una década que tenía un atractivo que me llevó a ser tan acosado. 

 sírvanse su café y lean mis recovecos mientras yo recuerdo como con tan solo dieciocho años recién cumplidos la que era mi jefa me lleva a afuera para besarme en presencia de nadie. Sorba tu café mientras yo recuerdo como las clientas mayores de edad me proponían tríos y me asustaban con sus historias sexuales, deléitate con tu taza a la par que yo visualizo como fui objeto de placer y deseo de clientes, amigos con quienes no pretendía nada más que un trato de confianza. No parece normal ¿verdad?, un día llegaban a la mesa, les servía su café con leche, y tiempo después me enteró que deseaban polvetear conmigo.  

Recuerdo servir las mesas del Café y de repente veo manos de mujeres fuera de la conserva metiéndose por mi entrepierna, manos masculinas que me pegan nalgadas y cese mi aterramiento en la cabeza y que no salga de mis neuronas. Como dedicatoria, una sonrisa y un gesto de molestia para todo el mundo que me hace hervir la sangre. Veo a muchas personas intentando tener algo conmigo sin escrúpulo alguno, cuando hablo de personas sigo refiriéndome a hombres y mujeres. No les importaba que yo solo quisiera una amistad, o fuese su empleado, o fuese un desconocido; no entendía lo que suscitaba a mi alrededor, pero tanto atractivo que exhalaba mi físico y tanto carisma que irradiaba mi aura parecía atraer a muchas personas a la vez. Pensé erróneamente que mi paranoilla se detendría cuando empecé a salir con mi novia.  

Regreso a su casa, prácticamente ya vivíamos juntos. Vamos a la cama para dormir y me llega otro mensaje “no te haces una idea de lo mucho que vales guapetón”. Oculto el mensaje a mi novia y le sonrío, le doy un beso de las buenas noches y no puedo evitar pensar en todo lo que ella me está empujando a hacer. Ella planeaba el futuro ante mi inconformidad y yo me veía pronto criando los niños (no deseaba ser padre en aquel momento), quería que nos marchásemos a Sevilla, deseaba que yo dejase de apoyar a mi familia y me hacía cientos de preguntas de porqué yo tenía que ser un pilar para mi madre y para mis hermanas. Puedo asegurar de que estaba poniéndome en contra de mi propia familia y eso me hervía la sangre.   

Los mensajes siguen llegando, hasta que el remitente no pudo aguantar más el impulso de revelar su identidad. Sorpresivamente, era un hombre de 52 años, casado, con hijos y con una familia tan próxima a mí, que yo no lograba comprender nada de lo que estaba ocurriendo. De alguna manera la situación me ponía tenso, puesto que tenía que trabajar en un lugar donde tenía que atenderle y hacer como si nada estuviera pasando. Y a esa situación se sumaba mi bajo salario y la cantidad de trabajo que tenía, así que el sujeto no me lo ponía nada fácil, a pesar de todo creedme que necesitaba aquel salario y por ello no me era tan fácil decidir irme. Y si me iba… Huelva es una ciudad tan pequeña que fácilmente hubiera podido localizarme.  

Ahora mismo, en esta parte de mis recuerdos, mi novia y yo vivimos juntos. Quería estar con ella, no había nada que desease más, y solo por ese motivo había aceptado muchos de sus descabellados planes como mudarnos a Sevilla. Significaba ello que dejaría de lado a mi familia, mi trabajo y todas mis amistades. No le cuento en ningún momento que me están acosando, pero la realidad empieza a pesarme en los hombros.  

Aquel sujeto me persigue en su furgoneta a la salida de mi trabajo. Empiezo a sentirme observado, vigilado, falto de privacidad. Hasta que un día se detiene y me pide que entre en su coche, que converse con él, que lo escuche. Accedo, por error o por inocencia. Siempre pensé por aquel entonces que todo el mundo merecía ser escuchado. Entonces cuando me confesó estar muy enamorado de mí y que no sabía que pasaba con él cada vez que me veía. En vez de lograr que me sienta alagado hace que me sienta extraño y le digo que no es correcto, que debe medir sus palabras. Le aclaro que soy amigo de uno de sus hijos y de gente muy íntima a él, —tu esposa es mi clienta y casi una amiga— le hago saber. —Lo sé—, responde él. Me hace prometer que no diré nada a nadie ya que sentía vergüenza, y accedo a no hacerlo en el momento en que me manipula asegurándome que, si su familia se entera, se quitaría la vida. Se abalanza sobre mí para besarme y logro esquivarlo. Intento bajar del coche, pero me toma muy fuerte de las muñecas impidiéndome salir. !No se lo digas a nadie por favor! Ahora es cuando noto que él estaba más asustado que yo. Recuerdo querer bajar de ese coche sin tener que volver a verle. Me sentí observado por mil personas. En mi memoria, miro a todas partes en medio de la oscuridad tras bajar apresuradamente del coche y sin poder entender lo que está pasando, me parece que destruyo un matrimonio sin tan solo haber movido un dedo. Tenía un sentimiento de culpabilidad en vez de reconocerme a mí mismo como una víctima.  

En casa todo seguía siendo igual, mi novia llegaba borracha. Solía beber como si tuviera veinte años a pesar de estar cerca de los treinta, —¿Qué te pasa? —preguntó al verme distante. Yo no podía responder a eso. Pensaba que no podía confiarle algo así a nadie ya que era algo bastante extraño.  

Tenía que seguir atendiendo al mismo sujeto, poniendo su café en la mesa y tenía que seguir hablando con él delante de mi jefe como si no hubiese pasado nada. Ahora que lo pienso ¡que tristeza! Por error o por inocencia acepté ser su amigo, acepté tomar con él un café y conversar a la luz del día, se ganó mi confianza haciendo parecer que era todo lo que quería de mí. Explicó lo de su fallido intento de besarme como un error que no volvería a pasar. Y aunque yo le pedía que no nos viésemos más, él me imploraba no terminar con nuestra amistad. Se bien lo que significa una amistad así que no podía hacerle eso. Su amistad se transmitió en regalos que yo tenía que tirar a la basura antes de entrar a casa, perfumes, cartas, mensajes, camisas, etc. Todas y cada una de esas cosas terminaron en la basura.  

Sigo mirando atrás mientras hablo con mi hermana contándole la historia. Sigo viendo manos, besos innecesarios de gente innecesaria, tocamientos innecesarios, escucho halagos que ahora me suenan a acoso y veo un pasado que en aquella época no podía entender y veo a un chico en una burbuja innecesaria de la cual deseaba despojarse. Hasta que mi mente entra en aquella horrible noche en que accedí a beber con él una copa en su piso. Llego al sitio, todo estaba muy ordenado, el piso olía bien pero mi juventud olía mejor, es de lo que me percato al recordar como él sonríe al verme. Procede a contarme de sus miles de experiencias en la vida, de cómo llegó a casarse estando muy joven y de cómo crio a sus hijos. Me cuenta que su matrimonio está al borde del fin, me hace saber que nunca quiso incomodarme con todo lo sucedido. Hace nuevamente que sienta confianza y primordialmente se centra en que me sienta cómodo. Elijo el sofá de una única plaza para sentarme, y el viene contiguo a mí con una de las sillas de la mesa tras unos veinte minutos de conversación. ¿Un vino?, pregunta él, No gracias, rechazo por tercera vez el vino tras un café, recordando que el vino me sabe a madera y que prefiero no beber en situaciones un tanto incomodas. Desgraciadamente, cuando noto que sus intenciones no son malas y que estamos riendo acepto un Havana Club con cola. Mi ingenuidad es inmensa. Su mano derecha toca mi rodilla hacia el final de mi copa, para mi alivio parece no ser más que ese tocamiento de pierna o rodilla entre amigos para resaltar cuando se relata una anécdota interesante, poso la copa sobre la mesa para tener las manos y la vista libres en caso de que vuelva a posar una mano sobre mi pierna, por fortuna ello no sucede. Pronto nos ponemos de pie, él quiere enseñarme las vistas desde su balcón, Nada del otro mundo, pero mejor que las vistas que se perciben desde la casa donde vivo con mi novia, le digo. Entramos nuevamente a la casa y vemos retratos de su familia colgados en la pared y puestos en las estanterías, los conocía a todos y a cada uno ellos. Observo una foto de su esposa en la boda, el matrimonio perfecto ante los demás. Entonces él, tras un cruce de brazos suelta su mano y la lanza para sujetar mi cintura, ¡Ey!, exclamo exaltado y escabulléndome sin duda alguna. ¡Ven aquí no seas tan escurridizo! Me dice a modo de broma, y me da un abrazo por la espalda que hace que sienta asco. Me aprieta fuertemente oliendo mi cuello, hace que yo escape forzosamente. Aún recuerdo su asquerosa nariz en mi cuello y su turbulenta respiración. ¡No me gustan este tipo de cosas! le digo muy molesto. Entonces me dirijo a la puerta, ¡Por favor!, ¡no te vayas!, dice él pretendiendo que tomo lo ocurrido por una escena normal. Me sujeta por las manos y hace imposible que me mueva. Me asusté demasiado y temí lo peor. ¡Por favor déjame! dije fuertemente sin obtener libertad, él sonríe e intenta besarme, lo esquivo, pero logra besar mi mejilla. De alguna forma pierde fuerza ante el rechazo y me propongo abrir la puerta, sin tener éxito. Él sonríe al parecer aquello le agrada, Tranquilízate no está pasando nada, aclara él. Yo simplemente veo todo negro.  MIS DESEOS…

Quiero escapar y me siento encarcelado. Lo que está sucediendo no es correcto. La puerta tiene llave y no las veo por ninguna parte. No quiero enfadarme, ábreme la puerta por favor, ¿por qué la tienes con seguro?, le pregunto asustado. Él viene y se apresura a tocarme nuevamente, pero lo rechazo de un empujón y amenazo con contarle todo a su familia. ¡Está bien!, ¡está bien!, te dejo ir, pero tranquilízate, no ha pasado nada, ¡no ha pasado nada!, asegura él en repetidas ocasiones mientras escucho sus palabras distantes y ataviadas por el latir de mi corazón e incluso en un instante pienso que estoy siendo un paranoico y que soy yo quien está actuando mal. Por fin abre la puerta y me voy sin decir nada más, vuelvo a pensar y me doy cuenta de que yo no he hecho nada malo. Me siento afligido, triste, confuso.   

Llego a mi casa, veo a mi novia, la saludo, hablamos y me cuenta cómo fue su día. Hacemos el amor y me dice que lo estoy haciendo muy lento, me detengo, me aparto y me pregunta que pasa, Lo estoy haciendo lento, eso es todo, yo follo lento, le respondo de mal humor. Me hace saber que no era su intención. Un día más tarde llora porque según ella estoy haciéndole el amor sin sentir amor, me detengo una vez más y me aparto. No entiendo que quiere de mí: apartarme de mi familia, apartarme de la ciudad, que renuncie a mi trabajo, que haga cosas por ella cuando ni tan siquiera nos entendemos en la cama. Tal vez no soy suficiente para ella. Ahora pienso por un segundo que esta vez estoy siendo un paranoico con ella.  

Unos días más tardes no puedo aguantar la ansiedad, lloro en nuestra cama. ¿Qué te pasa mi vida?, pregunta ella. No puedo contarle absolutamente nada, no me parece que sea lo adecuado. He sido acosado, manoseado, dirigido a un lugar donde hubiera podido pasarme de todo y todo por el hecho de no retirarle la amistad a alguien. Pienso en porqué tenía él que ponerle llave a la puerta. Me sofoco aún más y lloro incluso más profundamente sin sentir vergüenza mientras ella me mira… le digo que me siento ofuscado con el trabajo, con nuestra partida a otra ciudad pero que será lo mejor. Ella hace que me tienda en la cama, me consuela y de una forma forzada detengo mi llanto.  

Jamás hablé, jamás hubiera hablado, contarle a una sola persona cualquiera de las cosas graves que me sucedieron años atrás no se me pasaba en ningún momento por la cabeza. Era conocedor de las posibles interpretaciones que los demás podían hacer, sobre todo de aquella situación. Necesitaba salir corriendo y hubiera evitado llegar a tanto si tan solo ella y yo hubiésemos hablado, si nuestra comunicación hubiese sido mejor en aquel momento ella y yo aun estaríamos juntos, me arrepentí durante muchos años. Si ella no venía clara en la cama yo no venía claro con lo que me pasaba. Ella con sus siete años mayor que yo parecía a mi modo de ver la situación, un reflejo más de lo que todo el mundo esperaba de mí: una conducta sexualizada que me asustaba de una forma u otra y para la que me era imposible advertir que prefería ir lento más lento.  

Aún recuerdo el sol entrando por la ventana, quemando mi piel mientras ella y yo nos veíamos por última vez en nuestras vidas. Tal vez el sol no me quemó tanto como lo hizo su silencio al decirle que no podía seguir con ella. Esperaba más aquel día, esperaba quizá que ella me diese el valor para explicarle porque me sentía a punto de explotar en vez de ignorarme y dejarme partir para escribirme un año más tarde hablándome de su genial viaje por Latinoamérica.  

Y habrá dos cosas que nunca olvide: el momento en que mi exnovia me ignoró en ese sofá ante la luz veraniega (cómo un momento tan colorido puede llegar a ser tan triste) y el momento en que una semana más tarde aterricé en Palma de Mallorca dándome de bruces con la lluvia y la penumbra (cómo un momento tan opaco puede llegar a ser tan feliz), otorgándome a mí mismo la libertad de romper con todo para empezar una nueva vida.  MIS DESEOS CONTINÚAN…

Necesitaba viajar para encontrar respuestas.   un título y una escultura universal

Un comentario sobre “UN VIAJE PARA ENCONTRAR RESPUESTAS 

Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: