Somos pasajeros…

pasajeros que jamás se detienen.

Voy dando un paseo acompañada de Matt Simons sonando en mis oídos la canción Catch & Release me gusta lo que él dice en la canción —hay un lugar al que voy donde nadie me conoce, no es solitario, es algo necesario, es un lugar que invente para buscar de qué estoy hecho—. Mi vista se pierde entre las hojas que caen de los árboles, veo como lentamente el verde va dando paso a los ocres, los rojos, amarillos y naranjas. Aunque el cielo se viste hoy de gris y el día es frío. Bastantes personas circulan por las calles y es que el día me hace vivir cada paso que doy, el olor de las calles es endulzado, siempre me preguntaba ¿por qué el olor de esta ciudad es dulce? Este fenómeno se debe a las empresas cerveceras que radican aquí ¡las cuales nos hacen sentir sed y hambre cada vez que pisamos la calle! Como siempre digo —piso magia y respiro amor—.

monikx2aloa2
somos pasajeros.

Esta pequeña ciudad alemana llamada Bamberg es una ciudad preciosa. Yo le llamo la pequeña Venecia ya que en las orillas del río Regnitz, se alinean preciosos edificios del siglo XIX junto a un entramado de casas de madera con unos agraciados balcones que los acompaña sus mesitas y sillas, pequeños jardines con una pequeña barquita a la puerta. La verdad es que es un sitio encantador, el cual sus residentes les gusta comparar con Roma debido a las siete colinas que la protegen, es una de las ciudades más conocidas por su popular cerveza ahumada Schlenkelar “los Alemanes la llaman Rauchbier” y no puedo dejar de mencionar el color verde que cubre la ciudad, el cual enamora a más de un visitante.

Lo que más me encanta es pasearme por las tranquilas calles de Bamberg, ello me hace soñar demasiado e incluso puedo meditar sobre mi vida, forma en que se disipa mi mente y llega a mí la tranquilidad.

Hoy solo tengo algo en lo que pensar, en las personas que vienen y van en nuestras vidas. Os preguntaréis ¿por qué? Puesto que en tan solo unas semanas he conocido algunas personas bastante fantásticas, las cuales me hacían reír cada día, logrando que me sintiese demasiado bien, ahora ya no tiene ningún sentido que los recuerde uno por uno, porque están todos viviendo nuevamente sus verdaderas vidas en su país natal. Me dejaron demasiadas sensaciones que no se describir, esto es lo que deja cada ser que habita en nuestras vidas por una etapa determinada, y posteriormente llega el momento en que tienen que darnos un más largo “adiós” de lo que implican esas mismas tres vocales y dos letras, para quedarnos con un par de lagrimas, unos cuantos recuerdos, algunas raras sensaciones y serios vacíos.

A lo largo de mi vida he sabido relacionarme perfectamente con personas de diferentes nacionalidades, cada uno de ellos forja una enseñanza en nosotros a la vez que nos dejan esos huecos que en un primer instante no sabemos como rellenar, sin más, aprendemos a vivir con ello, aprendemos a avanzar con sonrisas de oreja a oreja valorando cada esencia que dichos individuos dejan en nosotros.

Lo triste viene cuando cumples cierta edad y llega el momento en el que ahora me encuentro, puedo decir —¿triste? ¿enfadada? Un poco de ambas cosas siento dentro de mi, ya que te cansas de las despedidas—. Pensar que somos pasajeros es el mejor ejemplo que puedo poner, porque no la pasamos viajando de un punto a otro, entramos en las vidas de personas desconocidas y aquellas personas entran en la nuestra, vivimos emociones o desilusiones, saltamos de alegría al lado de esas personas, escuchamos sus problemas igual que ellas a nosotros, corremos juntos si nos coge la tarde para llegar a una cita, disfrutamos de un agradable café calentito, dulce y amargo a la vez lo cual hace que nuestro paladar este tan a gusto, que nos dan unas ganas inmensas de no terminar nunca aquella platica, mientras el tiempo nos regala aquellos agradables momentos, pero a las vez esta en contra nuestra.

El reto llega cuando debemos despedirnos “un hasta luego” o “un Adiós de por vida” ¿por qué este momento es el que más nos duele? Sera porque sentimos que no regresarán esos abrazos que nos apretujan hasta dejarnos sin respiración, las sonrisas, quedadas hasta tarde de la noche… será porque sentimos que la persona a la cual le debemos decir Adiós se nos escapa de las manos, empezando a sentir dolor en nuestro pecho, dificultad para respirar, sudor en nuestras manos o hasta nuestro cuerpo temblar.

Llamo a las personas pasajeros porque ello es todo lo que somos “pasajeros” que subimos a aun tren, con el fin de llegar a la siguiente estación, sin saber que personas nos aguardan, sin saber a que experiencias y sentimientos nos enfrentaremos a lo largo de nuestra nueva parada.

Nos bajamos en una estación y aguardamos por algún motivo en ella. Quizás para ver a aquella persona que nos va a intimidar los días, desubicando cada palpito de nuestros corazones a la vez que le dan un giro a nuestras vidas. Como cambiaremos nosotros igual sus días, sonrisas o miradas que nos matan a poquito… Conocemos aquellas personas con el pasar de los meses, pero ellas igual a nosotros, luego tenemos que decir adiós… un adiós que nos tortura por dentro, porque no es fácil saber que cada persona nos da una enseñanza de vida, para luego dejar ese espacio, que no ocupara mas que el olvido. Todo se trata de una despedida, que no sabremos como continuara… si que existen aquellas personas, con las cuales mantienes el contacto, pero suele durar solo copos días, y termina siendo algo como —cada vez sabremos menos el uno del otro—

Este es el circulo de las amistades, algunas se quedan para siempre, aunque tengan que partir por distintos motivos; otras se van para no regresar, ya sea porque las conocemos en verano lo cual hace que compartamos cada día como si fuese el último al saber que deben partir entrada la primavera; algunas nos abandonan por culpa de una enfermedad, un accidente, etc. pero luchamos para disfrutar de ellas hasta el más ultimo suspiro. Nunca sabemos como sera el final de toda esta magia vivida, ya que nadie nos lo ha contado, ni somos magos para saberlo. Es como cuando leo un libro, en momentos quisiera empezar por el final, así luego me duele menos, pero me pongo a pensar ¿estaría bien de verdad saber primero el final? Creo que en realidad no tendría ningún sentido, ya que luego la historia pierde la esencia, al igual que si supiéramos el final de cada relación, amistad. Nada tendría sentido puesto que no jugaríamos un importante papel en nuestras vidas.

https://lamenteesmaravillosa.com/wp-content/uploads/2016/06/Vi%CC%81a-del-tren.jpg

No sabía quien era.

Debemos darnos cuenta de que en la vida es importante tanto querer aprender como ser capaz de pedir ayuda. No todos vienen a nuestras vidas y saben cuando estamos mal, no todos saben de nuestro sufrimiento o nuestras dificultades, pero ¿cuántas personas se identifican con aquel personaje solitario y cerrado? Con ese tipo de persona a la cual pedir algún tipo de ayuda le cuesta la misma vida, le avergüenza muchísimo o peor aún, pedir ayuda se le convierte en un conflicto consigo mismo que no puede resolver así porque sí. Y ¿por qué? ¿Por qué esa sensación de frustración al querer pedir ayuda? Pues… ese tipo de personas consideran que los errores en su día a día, flaquear ante los amigos y/o sus familias, son en realidad faltas muy graves, no obstante, yo, a esa secuencia de conflictos consigo mismo la tildo de “pequeña equivocación”

Si nos adentramos en lo profundo de esas personas podríamos preguntarnos: ¿se han enfrentado a algún tipo de trastorno emocional? o tal vez ¿provienen de familias con un carácter fuerte? o ¿han padecido desequilibrios en el ámbito personal? Buscar ayuda de un psicólogo podría resultar ser de gran ayuda, mas no sería suficiente ya que los psicólogos solo pueden ayudar a sus pacientes hasta cierto punto. Luego… el factor “constancia” aunque lo receta el psicólogo no sale de su propio empeño, es un factor que la misma persona, sea paciente o no de algún psicólogo, debe adherir a su conducta las ganas de seguir para vivir, con el fin de demostrarse a si mismo que es importante seguir hacia adelante y por ende darse cuenta de que la vida es preciosa,. El solo hecho de levantarse aunque el cansancio te haga pesar las piernas e intentar perseverar día a día es una actitud adecuada, es un punto muy importante para lograr el factor “constancia”. Debemos trabajar en resolver cada problema que nos impide seguir con nuestras vidas, para ello es necesario desmenuzar cada punto de dificultad hasta hallar la base de tales problema, buscar el ¿cómo? El ¿cuándo? El ¿por qué?, comenzando por lo más profundo, desde su más pequeña pesadilla, hasta la más grande que le haya podido ocurrir a lo largo de todas las noches, para empezar a que todos esos problemas —drogadicción, alcoholismo, depresión, anorexia, ansiedad, entre otros—, se desvanezcan.

Os contaré una pequeña historia que a lo largo de mi vida he ido admirando, y es que no ha sido fácil.

Hace años conocí a una chica cuya piel es tersa y de color canela, tiene las facciones marcadas, sus pómulos son pálidos como el resto de la piel de su suave cara ovalada; sus labios son algo pequeños, rosados y delineados, también, a juego con su nariz; sus ojos son grandes y de un color marrón oscuro; posee una mirada tierna y cristalina que en momentos se torna opaca, expresa mucho cuando mira; sus pestañas largas y rizadas; sus cejas son abundantes y oscuras a juego con su abundante y oscuro cabello ondulado a la altura de sus hombros; su cuerpo es ectomorfo, es decir, delgado por naturaleza, personas a las que les cuesta subir de peso, tienen extremidades largas, una figura bastante lineal y con poca masa grasa.

Dicha chica es fría ante los ojos de los demás, orgullosa, este tipo de orgullo no es destructivo, todo lo contrario es constructivo, aquel que permite seguir alcanzando éxitos y nos motiva para seguir adelante. Es persistente en todas las cosas que ella se propone, muy calculadora ya que piensa cada paso que da, para no cometer ningún error, no le gusta juzgar a nadie ni que los demás juzguen a alguien delante de ella sin que estos tengan la mas remota idea de la vida de las demás persona, cree en la verdad… más no en la mentira porque es lo que más odia.

Para mi ella era… ¿rara? ¿extraña? Años atrás no hubiera sabido describirla, pero con el pasar de los años aprendí a conocerla y a comprenderla. Ésta chica no hablaba nunca de sus emociones, de hecho no aborda temas acerca de sus sentimientos. Si está bien o si está mal, ella es como la estación del año que a mí más me gusta “el invierno” y si le añadimos una pizca de otoño mejor.

¿Por qué es así? Pues puedo decir que ésta chica viene de una familia totalmente maltratada, su abuelo paterno maltrataba a su abuela, teniendo a esta mujer bajo llave mientras el estaba fuera de casa trabajando. Con lo cual su padre en vez de haber aprendido a tratar bien a las mujeres debido a los sufrimientos de su madre, aprendió a ser igual de ruin que su mismo padre, golpeando a su esposa, obligando a dicha mujer a cumplir sus órdenes en lo que fuese… — muy fuerte ¿no? — pero esto no se quedó en maltratos solo a su madre, se quedó en maltratos hacia aquella chica, su hija, daños psicológicos y físicos, que tomaron vida a la hora de dormir manifestándose en pesadillas que la sobresaltaban a la media noche con sollozos, llantos y una sensación de pesadez en sus pulmones que le cortaba la respiración, como si ello se tratase de un puñal clavado en su pecho. —¿Cómo se le llama a esto cuando solo se tiene cinco años de edad y sueñas con tu padre en blanco y negro?—, pues no tiene explicación, ni nombre alguno. Son marcas… marcas que no se curan, marcas ante las cuales las personas te tachan de loca sin saber que esos son los motivos de tu comportamiento, sin saber que dichas marcas que dolerán de por vida, pero, que al mismo tiempo te ayudan a crecer como persona y a ver la vida diaria de diferente forma a como la ven las demás personas, ello te ayuda a aprender a valorar cada ser humano que se acerca a hacerte compañía, así sea solo por un

alisson1n1
día.

Aunque puedo decir que sus padres acabaron dicha relación, ella tuvo que vivir más maltratos. Estos maltratos los obtuvo de su niñera, una niñera deteriorada por el paso de los años. No podría describirla, porque para ella ésta mujer está totalmente borrosa en sus recuerdos, no logra recordarla por más que lo ha intentado. Dicha mujer la maltrato psicológicamente por todo un año y os preguntaréis ¿cómo? Pues al cumplir cinco años de edad sus padres ya no estaban juntos, la madre se mudo a vivir sola con sus dos hijos, debido a los malos tratos del hombre al que decidió abandonar. Lo que vino después no fue fácil puesto que llegaron los maltratos de dicha mujer que como ya os podéis hacer idea una no quería a la pequeña y tratarla como a una mujer adulta era lo que a ella mejor se le daba. ¿que mal ¿no? Me pregunto ¿cuántos comparten experiencias de aquella magnitud con los demás? ¿cuántos enfrentan la realidad? o ¿cuántos salen con fuerza adelante?…no es fácil, pero sí posible.

Bueno sigo con la historia y no me enrollo en preguntas… Cuando la pequeña despertaba nada era ameno en sus mañanas, pues esta mujer sabía que ella no toleraba los huevos, pero aun así se los hacia comer, hasta que la pequeña los vomitaba… —muy cruel dicha forma de actuar— las comidas eran pésimas y cuando no eran pésimas, estaban casi vinagres. Las noches para esta pequeña eran las peores debido a que la anciana la amenazaba con un ¿sí no duermes sabes que pasará? Pues vendrán los muertos y te llevarán y si lloras yo misma te llevaré a un bosque y allí te quedarás sola— .

Aquello se convirtió en cosa de todas las noches, hasta que la pequeña no soportó más y su llanto se escuchaba fuerte como si estuviese muriendo y lo primero que le decía a la mamá era —Mamá me duele el pecho, me duele muchísimo y el estómago—. De dicha manera su madre salía corriendo con ella cada madrugada al hospital y digo cada madrugada porque la pequeña utilizó las mismas palabras como excusa cada noche. —Demasiadas cosas ¿no gente?—. Os preguntaréis ¿y la madre no le ponía cuidado a la pequeña?— ¡Sí claro! la madre era un amor, la madre vivía intranquila sin saber qué hacer. Hasta que un día descubrió la razón y el porqué de tantas cosas, ese día que se enteró cogió a su pequeña hija, y con ella fue a buscar a su padres, los abuelos maternos de la niña, a los cuales pidió ayuda. Ellos por suerte cuidaron de la pequeña, y la pequeña termino siendo feliz en casa de sus abuelos, con el cariño de ellos, el miedo que sentía fue desapareciendo

quien tiene una percepción positiva del resto de las personas indica satisfacción en su vida”

Al referirme a esto, hablando de la vida de esta chica o de una pequeña parte de su vida. Traigo a esclarecer que hay personas que empiezan siendo un gran misterio y terminan siendo un mundo totalmente diferente, magnífico y lleno de sorpresas “como los huevos kinder”. Pero todos estos problemas de infancia convierten a personas así, en personas secas que en vez de decir “precioso” contestan con un ¡Sí ESTA BIEN!, que en vez de decir “te quiero mucho” dicen ¡ESTOY BIEN CONTIGO!. Cuantos no han hecho una critica destructiva sobre aquella chica, cuantos no han criticado su forma de actuar con el paso de los años, pero lo que pasa es que nunca se han atrevido a conocerla. Hasta donde tengo entendido “quien tiene una percepción positiva del resto de las personas indica satisfacción en su vida”.

Todo es difícil, salir adelante es difícil, construir una vida es difícil, debido a que llegan los miedos que atraviesan nuestras mentes, nuestro corazón y alma. Miedos nuevos a los que crees no poder enfrentarte para continuar con la rutina. Lo peor es que todo ello termina siendo difícil, porque hay personas que se adentran en nuestro entorno y terminan metiendo en tu cabeza más miedo, siendo muy pocos lo que te dan una idea de seguridad, palabras que desarrollen tu autoconfianza o alentadores consejos.

Lógicamente cada persona debe de experimentar miedos, ya que es algo que cada ser humano necesita para aprender acerca de los peligros, una vez aprendes es como si tuvieras una alarma de emergencia que se activa en cuanto siente el riesgo” Por tanto los comentarios destructivos están fuera de lugar, de primera mano porque cuando vamos a un sitio y vemos a una persona obesa y lanzamos criticas de tal índole como —¡Miralo! ¡si que come! ¡da asco!, ¿por qué no se paga un gimnasio?— O si esta delgada o anoréxica lo primero que dicen es —¿será que no se ha mirado a un espejo? Vaya delgadez, tiene que estar enferma por vanidad. Sí sufres de depresión o de ansiedad, lo primeros comentarios que escuchas son —¿tan joven y con ansiedad? o ¿depresión? Lo que tiene que hacer es ir a buscar trabajo o hacer algo y dejar tanta estupidez.

Estos son factores negativos de la vida, nos hallamos sumergidos en un entorno tóxico e inculto que es incapaz de entender el porqué de cada situación que atraviesan tales personas, un entorno que solo se detiene a detallar y criticar el estado físico, haciendo daño con su palabras destructivas a estas personas que vienen de un hogar tóxico, aunque muchas veces no provienen ni de un hogar, si no más bien de un orfanato debido a la falta de responsabilidad de algunos padres o provienen simplemente de familias totalmente desequilibradas donde los hijos no fueron una prioridad.

A día de hoy tengo 25 años han habido muchísimos traspiés en el camino de mi vida, no ha sido un trayecto fácil pero con el paso del tiempo he ido superando los obstáculos que aquella chica dejó en mi ¡Yo soy ella! Logre conocerme hasta que lamentablemente las personas que con sus actos destructivos me hicieron tocar fondo, destape mi cuerpo ante un espejo, preguntándome a mi misma de donde provenía ese dolor, mirando al dolor muy atentamente y dándome cuenta de lo mucho que significaba mi vida y lo valiosa que es. Me hicieron salir gateando por la puerta trasera para dar mis primeros pasos como una persona realmente solida, me enfrenté rotundamente a mis más grandes miedos, teniendo que alejarme de mis amistades he irme muy lejos de viaje. Con estas letras digo que las heridas duelen como si te quemaran con un cigarrillo por todo tu cuerpo hasta no quedar un trozo de piel intacta, y lo pongo como ejemplo porque una vez quemaron con un cigarrillo mi mejilla derecha y el sufrimiento fue enorme, lógicamente curo dejando sólo una leve cicatriz. ¿Qué os digo acerca de mi corazón? un día sentía que se iba a detener del dolor que padecía pero… ¡no! ¡mi corazón es fuerte! Solo el día que sienta que lo he logrado todo, quizás quiera descansar, aunque soy muy joven y la vida sigue, mientras tanto yo sonrio con ella.

Tenemos que seguir desnudos y con miedos, pero lo más importante es conocernos, saber que es lo que queremos y de que somos capaces en esta vida. Carta a mi compañero de viaje “mi marido”

Blog de WordPress.com.

Subir ↑