TÚ PUEDES SER EL PROBLEMA Y YO PUEDO SER LA BASE.

Despierto en un Yate que podría estar siendo confiscado en alguna costa del mundo como parte de las sanciones a Rusia, nadie imagina que el poder del dueño de tanto brillo y comodidad terminará desparramándose tal y como lo hace esta serena mañana al desaprovechar las vistas en la costa española en cuanto abro las cortinas de nuestra habitación en el Yate. Sujeto una copa de Brandy Luis Felipe, es un descaro previo al desayuno. A estas alturas no sé si se trata de la copa más barata o cara de este lugar. Quiero contaros que no me interesa hacer una retrospectiva, pero esta costa española se deteriora al ser sabida tu nueva reputación escalando montañas en búsqueda del triunfo, y mi nueva reputación, habiendo escalado innumerables montañas en años pasados, para llegar a donde mis pies ahora se posan. Me tocabas como hundiendo las teclas de un piano, desde el cuerpo hasta el alma, me quebrantabas de una forma sensacional… ¡tan sensacional como las vistas de la costa que ahora pierdo para darle un sorbo al Brandy mientras observó en mi mente!… Un día presionaste aquellas teclas tan fuertes que rompiste toda mi caja de resonancia, terminaste por quebrantarme tal y como este brandy en ayunas está quebrantando mi paladar, mi esófago y mi estómago.  

Escucho la voz de mi marido en el fondo, Buenos días, mi amor, dice él. Sonrío con el brandy en la mano y las vistas que no son vistas en la costa española se clarifican para rellenar el terreno reafirmando que tuve que dejarte atrás para lucir esta sonrisa. No le respondo a mi marido, sin embargo, volteo a verlo y lo acaricio con lo más profundo de mi mirada; una mirada con la cual él sabe que estoy junto a él más que nunca. Estoy girando mi cabeza nuevamente, abro la ventana y Claire de Lune de Debussy resuena hasta en mis vísceras.  

Es el amor sin más amor, es lo que hubo en mi sin permanencia, es tu amargura y tu egoísmo posados en esa luna que fortuitamente para mí ya no existe, trátese pues de aquel uno que nos juramos ser… Fuimos una nota de Claire de Lune de Debussy fundida en la tierna brisa sobre la inmensa roca que frecuentábamos. El viento mañanero… no sé si viene de Italia, pero me parece que ha surcado los olivos más importantes del continente europeo tal como este Yate ha de haber surcado las costas más importantes del antiguo continente; este viento me asegura que te olvidé, que tu sigues escalando en busca del triunfo y que yo sin pretender triunfar… escalé hasta la cima sin descanso.   

Despierto nuevamente, esta vez en Alemania, tomo el buzón y veo un folleto de promoción para hacer senderismo, actividad conocida en Alemania como Wandern escúchese la extravagancia de su sonar (esperando que me entendáis) y sépase de la adicción que los alemanes tienen por ello, a excusa de aire fresco y ensalzamiento de renovación constante a energías de la madre tierra. Tiro el folleto en la basura tal y como tiro ahí dentro todos los deshechos.  

Tras diez años con mi esposo, nos vemos surcando los cielos desde la conexión que establecimos como base en nuestra juventud, y nuestras paranoias e inseguridades nos han llevado a amarnos tanto a nosotros mismos como pareja. ¿Contaros lo que sucedió el fin de semana pasado? ¿Para no aburriros? ¿Por qué? ¡Está bien lo haré! Toma tu café, tu té o tu bebida favorita porque la cosa anda más retorcida que cuando el escalador de montañas me abrazó cálidamente sobre aquella mugrosa roca bajo la brizna y despiadadamente susurró en mi oído <<Lo siento, pero no podemos regresar>>.  

Debí haber sabido que Thobias supondría un problema, debí haber sabido que él se sentía sólo y que la soledad conduce a hacer cosas indeseables. ¿Cómo? ¿lo hubieses sabido tú, ¡lector!? Me tambaleo solo al pensarlo, se tambalea la primavera en cuanto pienso que ese sujeto llegó como un desconocido y se adentró como si hubiese estado ahí desde la época de los dioses griegos. Era el destino, estaba destinada a conocerlo, ya fuese por error o porque nuestro destino está escrito allí en el libro donde la vida de los mortales se especifica de inicio principio a fin.  

Damián y yo nos acicalamos para acudir a una fiesta de Vú y eso que ya empezaba a aburrirme de este tipo de fiestas.  

Sábado, son las 20:00 horas. 

Llueve, truena, relampaguea. El camino a casa de Vú se hace insoportable, la visibilidad es escasa. Damián está asustado. Grito de repente su nombre al atisbar el peligro; sin darnos cuenta conducimos en contravía, un coché nos destella con sus luces en un llamado de atención. El volantazo que da Damián es suave pero las llantas del coche chirrean, el estruendo de la lluvia y un tirón en mi espalda contra el sillón me mal logran en el acto. ¿Puede ser ello una advertencia? Qué cojones te pasa Damián, le grito tan furiosa que incluso los signos de exclamación se rompen en mi escritura, ¡No veo nada!, se me hace imposible estar con los ojos como un búho, a parte, no hay mucha luz en las carreteras, contesta él logrando que me percate de una más de las cosas raras de Alemania: la poca luz en las carreteras. 

 Me siento viva tras unos instantes en la oscuridad, comprendo que la vida se nos puede ir en un abrir y cerrar de ojos y doy por seguro que, si hubiese pasado algo, el dolor causado hubiera sido mucho más fuerte que la forma en que aquel exnovio presionó las teclas del piano casi destrozando mi integridad por aquel entonces. Agradezco así estar con Damián puesto que lo amo, sé que incluso en una situación de vida o muerte él da lo mejor de sí para mantenerme a salvo; y puede parecer una tontería, pero un mínimo despiste y está claro que no estaría redactando esto.  

Hemos llegado al corazón de Leipzig. Bajamos del coche y el alto standing de Vú parece abalanzarse sobre nosotros, Me perdonarás, pero en este trozo de arquitectura barroca no vive cualquiera, asevera Damián tan conquistado como yo por las formas del edificio. El sector era irrebuttable como la misma palabra NO SÉ SI ME COMPRENDEIS, tan irrebuttable como mi reloj de imitación al cual miro para constatar que hemos llegado tarde 

¡Y ya! Ya me cansé de hablaros en presente pesado, voy a contaros la historia en pasado, en retrospectiva, en mente y tiempo hirientes que perjudican y perturban a cualquier ser viviente.  

En cuanto introducimos el código para abrir la puerta vi como el suelo de mármol resplandecía sin trémulo. Entonces me percaté de que en el Yate todo rielaba alrededor como una premonición ante mis ojos de lo que sucedería con Rusia, tal y como en mis estrepitosos sueños bélicos. Sin embargo, brillar es una palabra ostentosa para describir el mármol de la casa de Vú, ya que este no brilla con luz propia. Lo vi venir hacia a mí, alcé mi quijada y mirándolo fijamente me pregunté a mí misma si occidente sería también capaz de apagar la economía de Vú. Las armónicas paredes venecianas de color gris no escucharon su saludo a una persona que se interpuso en su camino antes de llegar a nosotros. Sentí la necesidad de tocar esas paredes, se sentían como la seda. La música se detuvo por un rato y se escucharon las pisadas de mis tacones al terminar de entrar en el ostento, Damián se paseó con elegancia y desparpajo por un armonioso pasillo que solo tenía sentido a modo de decoración.  

Con sus ojos recorrió mis tacones en sandalia color oro y subió por mis piernas hasta llegar a mi vestido de lentejuelas negras, ceñido al cuerpo y a media pierna; con hombreras y cuello alto, unas mangas que llegaban hasta la muñeca y un escote trasero que descubría la espalda. Lucia también se atrevió a detallar mi maquillaje casi natural y mi pulcra coleta de caballo. En el acto Lucia estaba de frente a mi marido, queriendo dar juego con su desparpajo. No desaprovechó el momento y enseguida paseó sus ojos por Damián, se atragantó con sus zapatos como habiendo deseado tragárselos, me dio la impresión de que era una de esas lamedoras de carne humana y cuero esclavizante, de aquellas <<damas>> que sin pudor babean al género masculino y mean a cuatro patas. ¿Le gustaron a ella las Adidas Super-star de mi marido? ¿O deseaba ella que mi marido abriese la bragueta de sus pantalones chinos, sacase sus partes y le diera un poco de sabor a su boca? Seguro que Lucia deseaba también que mi conyugue tomase su chupa de cuero y la envolviese en su cara mientras la tomaba a cuatro patas. Me borró las preguntas con su chocante voz, Hueles bien Damián y te vez muy sexi con tus pantalones ceñidos demostrando tu poderío, dijo ella. Damián le regresó el alago con una sonrisa. No puedo negar que la sonrisa nerviosa de mi marido me molestó tanto como nunca. No intento ocultaros que cualquier reacción de Lucia, o cualquier reacción que ella produce me parece repulsiva. 

Intenté saludarla con una agradable sonrisa de la cual Philip me salvó con su llegada, captó mi atención con su delicioso perfume de Gucci, me pregunto en mis adentros si era Guilty y me ahorro mi indiscreción aun percibiendo la lavanda y la naranja. Philip pronunció mi nombre con su voz torrencial, lo tomé rápidamente por el cuello con mi mano derecha y la mano izquierda la posé en su cadera, sonreí y le planté un húmedo beso en la comisura de sus labios como si no hubiera nadie alrededor. En la escena pertenecíamos a la picaresca. Puedo decir que tanto Philip como Peter, se convirtieron en dos personas importantes en mi vida a la hora de la jugada, Podíamos sentirlo, podíamos sentirnos, en la piel, en los huesos, en el alma. Ante ellos daba igual la belleza masculina más atendida del mundo paseándose por la comisura de mis ojos. Todos deseaban un momento a nuestro alrededor, un magreo, un rodeo; porque a nosotros, a nosotros nos pertenecía la mañana, la tarde, la noche y a nosotros nos pertenecía el compás de la música, la ilusión sobre la mesa y el tarareo que hacía que siempre fuese más que bueno volver a vernos para menear los cuerpos. 

Sentí los celos de Lucia rozar mi piel cuando me miró nuevamente. Yo sufrí la competencia perfecta y el trabajo duro de la meritocracia en occidente para lograr pagar con mi propia tarjeta el vestido que llevo puesto y zarandearlo de lado a lado en esta fiesta en la que me hallo. Ella hablaba de lo necesarios que son en su vida los números de teléfono a través de los contactos para escalar posiciones. Me senté en una mesa, crucé mis piernas y sujeté mi copa y mirándola… no sé si con desprecio, pero al probar mi copa de vino siento que ella, al igual que mi exnovio, jamás terminará de escalar montañas porque aquellos que usan a los demás para llegar a puntos concretos en el GPS jamás parecen tener ni siquiera suficiente tras tragar polvo por todas partes del globo terráqueo. Dijo que su cuerpo perfecto la llevó más lejos que sus notas de clase. Sentí ganas de atragantarla con mi copa, la observé delicadamente mientras la sentía como una ofensa, y fue entonces cuando dijo que su entorno laboral se construyó por engranaje. Ha de ser… por ello que ahora la odio más.   

Decidimos pasar al siguiente nivel y retirarnos a un cuarto para dejar volar nuestra imaginación y deseos. Luz tenue, intensidad candente, el cuarto se llenó de un alboroto de cuerpos fervientes. Se sentía el vapor emanando de las pieles, las manos se deslizaban en contrapartes que sentían cosquilleo en cuanto se iba perdiendo el pudor y la vergüenza disimulada. Damián me tomó en sus brazos y noté que no podía sacarlo de mi cabeza incluso sintiéndolo cerca, día y noche desearía estar en sus brazos. Alguien le pidió permiso para tocarme, una vez más alguien pensó que soy propiedad u objeto, pude verle la cara entre el vapor de los cuerpos, no lo conocíamos. Damián lo ignoró haciéndole ver que soy dueña de mí misma, Me llamo Thobias, susurró a mi oído derecho. No le hablé, solo quería tener placer y perdí las ganas de ello en cuanto vi que Lucia apartó a mi conyugué conduciéndolo a otro cuarto. Decidí seguirlos. 

Fue incomodo verlos apartarse y seguirles, pero fue gratificante cuando pude escuchar que Damián le dejó claro que sin mí a su lado no jugaba, la despreció y es que sin lugar a duda él sabía por mi mirada todo lo que pienso sobre ella, La ficha más importante en el ajedrez es la reina, le hizo saber Damián, Y sin reina no hay juego, añadió él sonriendo.  

Después de escuchar aquello di un respiro y mi corazón se tranquilizó, me di cuenta de que somos un equipo, una pareja y un matrimonio bien forjado. No quise volver a entrar al cuarto donde estaban todos, quise ir a tomar una copa de vino y pasar el mal trago que me dejó Lucia. Al momento sentí que tocaron mi cadera y ahí estaba de nuevo Thobias Schulz queriendo acaparar mi atención como todo un conde. Preguntó mi nombre y se interesó por mi origen, No dudé en contestarle, su boca agrietada lucía atractiva a mi mirar, le comenté pues de donde procedía y lo logré asequible para indagar sobre sus detalles personales… fue una conversación puntualmente placentera que se llevó los minutos de mi reloj de imitación que él miró con desparpajo y con indicios de haber descubierto algo y antes de que posiblemente preguntara por también por el origen de mi reloj falso Damián llegó para rescatarme y dimos la fiesta por finiquitada.  

Seguía desnuda y descalza, agradecí que la música camuflase el ruido de los dedos de mis pies ¿me pregunto si también os suenan así los dedos? Es un sonido raro y resulta vergonzoso –_-, ¿no creen? Fui a buscar mis cositas al cuarto, encontré todo menos mi ropa interior, decidí darlas por perdidas y salí de la fiesta como Paris Hilton, pero sin fama.  

En la charla que tuve con Thobias, obtuve su número de teléfono, regla que quebranté en la fiesta olvidando que la privacidad es lo primero; y es que nunca pensé que traería consecuencias en mi relación con Damián desde el momento en que se lo conté al salir de la fiesta.  

—¿¡Qué hiciste qué!? —Su voz reveló el enfado.  

—Pensé que no te molestaría, no le vi nada de malo —afirmé defendiendo mi torpeza— por eso te lo estoy contando ahora mismo.  

—Mariasa, te darás cuanta y me darás la razón de que esto va a traer grandes consecuencias y por ello, siempre te he dicho que no des tu número a nadie, porque algunos hombres suelen ser acosadores y eso me preocupa muchísimo.   

Guardé silencio, silencio que se convirtió en un agujero negro en nuestro dormitorio, cuando me desperté él. 

—No sé de qué hablas Damián, pareces celoso. Thobias es un buen tipo, al menos eso parece, no todas las personas dejan tan buena sensación desde un primer instante.  

—Pues sabes lo que te digo, que Lucia es una buena mujer, al menos eso parece.  

—En eso no estamos de acuerdo, así no Damián, no es lo mismo.  

—¡Por supuesto que no es lo mismo!, Lucia no me pidió mi número de teléfono, yo no se lo hubiera dado y tampoco nunca se lo he pedido yo.   

Domingo, a las 09:00 horas.  

Vi un mensaje de Thobias que rezaba <<Hola guapa, ¿cómo está la mujer más preciosa del mundo?>> Esto me hizo espabilar rápidamente y despertar a Damián para mostrarle el mensaje, y él me pidió que le respondiese, ¡Pues respóndele tú!, le exigí adormilada, Hazlo como si fuese yo, le dije limpiando las babas mañaneras de la mujer más hermosa del mundo MI HIJA… los días prosiguieron con una mensajería que Jeff Bezos hubiera deseado tramitar. Cansada de tal acoso le pedí por favor que me dejara en paz.   

El lunes llegué al trabajo al medio día, un corte de pelo después llegó un repartidor de DHL preguntando por mí.  Sujetaba una pequeña caja en sus manos, me apresuré hacía él e imaginé un perfume por la forma de la caja. No suelo recibir correspondencia en el salón, pero pensé que quizás podría ser una sorpresa de Damián y en un caso extremo alguna clienta satisfecha.  

A mi vera tenía a mis compañeras preguntándome de que se trataba el paquetito que me había llegado, pues yo solo les dije que lo quería abrir en privacidad. Al abrir aquella caja… 

CONTINUARÁ… un título y una escultura universal

UN VIAJE PARA ENCONTRAR RESPUESTAS 

El aíre llegaba pesado a mis pulmones, Leipzig no bastaba para mí… añoraba al menos un suspiro en mi sitio de partida en Alemania y dar bocanadas de aire con matices de cebada y cerveza ahumada. La toxicidad de la ciudad cosmopolita en la que vivo me traía de bruces contra el suelo y necesitaba ver a mi hermano durante unos días para aclarar mis ideas en pro de la escritura y algunas otras cosas. Quería, alejarme de aquellos tres años de exámenes, seminarios, trabajo y de la persecución de Bach en mi cabeza, con sus notas entre calles de una Leipzig que se volcaba cada día más gigantesca ante mis pequeños ojos.  

Sábado veinticinco de septiembre. Son las 17:00 horas.  

Subí al tren y me dirigí a la <<Ruhe Zone>> sin percatarme de ello. Tomé mi móvil he hice unas cuantas llamadas mientras sorbía el café emitiendo ruidos como persona falta de modales, pero es que soy adicta a dicha sustancia tan famosa en occidente y su aroma me hace cometer acciones raras. Escuché a un joven dirigirse a mí con gran impertinencia, él abrió su boca y dijo, ¡Disculpa!, podrías cambiarte a otra zona en la cual puedas hablar y hacer todo el ruido que quieras, queremos dormir un poco. Señaló un lugar adecuado para mí, su dedo largo y delgado me recordó a una salchicha. Si por algo son famosos los alemanes es por tener dedos de salchicha y porque sus cuerpos son también largos como una salchicha. En momentos en que uno los odia, <<uno solo los ve como una salchicha>>. ¡Perdone usted!, le dije, No estoy gritando, ni cantando, así que no me voy ¿por qué tendría que moverme? No me percaté del sitio en el que estaba, he ahí la fuente de mi arrogancia. A veces, se nos hace difícil generar comprensión, entendimiento y nos sentimos afectados de inmediato al más mínimo reparo ajeno, somos la victima perfecta y rescatamos malas cualidades del prójimo sin tan siquiera llegar a razonar que tienen razón en sus reclamos.  

Mi hermano me esperaba en la estación de trenes en Bamberg, su Nissan blanco de meses sin lavar estaba irreconocible. Él usaba porte despreocupado, cabello desaliñado a un mes y medio de perdición, tenía cara de recién levantado. Parecía que la vida le costaba más a él que a mí en aquel momento.  

—¡Hola hermanito! —saludé sonriendo. 

—¡Hola Hermana! —contestó él— Vives como una reina. Tu marido te deja en la estación de trenes y tu hermano te recoge en cuanto pones un pie fuera del tren. 

—A mi parecer no es vivir como una reina, ni tener suerte; es tener a tu lado personas que cuiden de ti y pues… soy tu hermana, ¡así que anda!, ¡tira! No seas tan idiota y conduce que quiero tomar un café. 

¡Ahí estaba mi amor por Bamberg! La conexión del maravilloso olor a cerveza ahumada me trasladaba al punto de partida en el país germano. Un aroma característico de esta ciudad tan preciosa y pequeña. Del equipaje desempaqué una pregunta <<¿Cuánto amor deben sentir dos personas para sobrevivir a las innumerables pruebas que les impone el destino?>>. Reposé la pregunta sobre la mesa para intentar encontrar una respuesta con mi hermano al día siguiente. 

Analicemos mi matrimonio: está bien construido; sin embargo, la confianza me hace temer. Es perfeccionismo puro. Ha sido una relación golpeada por personas dañinas que venían con cuentos. Mi marido y yo hemos visto como muchas personas por delante nos desean lo mejor y por desgracia cuando dan la espalda… Así que, sin lugar a duda, cuidar y proteger nuestra relación ha sido un gran reto. Yo lo hice por amor, sería por mí, sería por ti, sería por ambos, amarte a ti causó en mí cambios. Antiguos amigos me preguntarían, ¿Por qué te has apartado?, yo lo hice por amor, en cada momento estuve ahí constante, mis secretos son tuyos y los tuyos son míos y aquello que duele nos duele gravemente a ambos, yo lo hice por amor. Aquí el punto de inflexión ha de ser que nadie domina a nadie, sino que todo se ha construido sobre cimientos de perfección en los cuales realmente nada es perfecto, ya que no lo es en ninguna relación. Solo damos estucadas pretendiendo que la perfección está no solo en los retratos colgados en la pared, en los retratos de la mesita de noche, en nuestros nombres tatuados en la memoria, en aquellas conexiones en el entorno familiar instauradas en nuestras neuronas, y en las atribuciones que hacen de nosotros nuestros más allegados. Y a todas aquellas personas que dejé atrás les diré hoy y siempre: yo lo hice por amor; él y yo somos adictos a estar el uno con el otro, y nuestra confianza puede derrumbarse, pero siempre será reconstruida y cada vez mucho más fuerte. 

Los acordes de Johann Sebastian Bach se han ensordecido; ahora todo suena en mi cabeza con un estilo pop impactante, induciéndome al preludio de mis incógnitas. Capto nuevas notas alejándome de razonamientos sin palabras para encontrar las respuestas a las preguntas que continué desempacando la noche anterior y que mi hermano me ayudó a plantar sobre la mesa. La música popular parece tener el sabor más fino en la historia que yo antes jamás haya podido darle. La forma en que me sentí era ininteligible.  

Mi hermano decidió que fuésemos a un Café que yo, pesé a conocer la ciudad, nunca frecuenté. Sabidamente exclamó que el sitio me haría sentir como en Venecia, aquellas palabras fueron demasiado osadas. No obstante, sí, de Venecia tenía algo, <<¡por supuesto!>>: Y es que no había una sola mesa libre en cuanto llegamos, estaba a rebosar, que cantidad de gente en un Café de tres plantas. Por suerte una pareja se iba justo en la planta baja. Parecía un sitio normalito, un edificio angosto, aunque él aseguró que la única parte angosta era en la cual nos encontrábamos, ANGOSTA; FRÍA Y ESTAMOS EN UN PATIO ¡casi que le grité! Fue entonces cuando un violín en la emisora captó mi atención llevándome a pasar la vista por la decoración de muchas flores colgadas de las manecillas, me sorprendí. Un sitio con un aire añejo, pero acuciado por la juventud. Las escaleras de madera en espiral crujían con cada pisada, tenía tabiques hechos de madera rustica en color marrón oscuro.  

—Hay dos problemas principales —mencionó mi hermano en nuestra conversación sobre las parejas mientras tomábamos el desayuno—: Las parejas no hablan y las parejas suelen fracasar en el sexo.  

Cuando dijo la palabra sexo volteé a mirar a todas partes, me sentí incomoda. Le pedí que hablara más bajo.  

—¡Ves! —exclamó él—, ahí está el problema. Parece ser que hablar de sexo es algo anormal, y las personas tienden a incomodarse en cuanto se habla de algo tan cotidiano y que afecta a tantas personas. La comunicación es importante, saber expresarle a la pareja no solo los ideales sino todo lo que se espera de ella como persona es sumamente importante; se trata de comunicar siempre, incluso todo lo que molesta. Y el sexo debe estar dentro de la comunicación, porque por error algunas parejas comunican, pero no comunican acerca del sexo.  

Nuevamente dijo la palabra SEXO y me parecía que todos volteaban a mirarnos. Hablaba de sexo a las diez de la mañana, en el desayuno, ¿quién hace eso? Aun así, debo admitir que tiene razón y que no solo él conoce a aquellas personas que fracasan en la comunicación y que por sobre todo fracasan en la cama porque su vida sexual se convierte en un fiasco o lo era desde el principio.  

—llevas razón —respondí—. Mira a Katrin, está cómoda, es otra de las tantas mujeres insatisfechas porque su marido no da la talla ni en la cama, ni en su vida diaria. Solo por comodidad no es capaz de salir de esa relación. 

—Sí, hay una doctora que conozco, amiga de un amigo. Está casada, la pobre tiene que ir al psicólogo a 60 kilómetros de aquí. No puede permitirse que en su entorno laboral se enteren que tiene que ir al psicólogo para ser tratada puesto que, eso mancharía su expediente laboral y perjudicaría su criterio como doctora. Ella está casada y continúa su relación única y exclusivamente bajo acuerdo con su marido, al parecer él no la toca desde que nació su hija y continuarán estando juntos hasta que ella cumpla la mayoría de edad. Ella lo ama y está como una desquiciada porque no obtiene de él lo que realmente quiere.  

Pensé en la palabra sexo, ¿por qué nos cuesta tanto hablar de ello? Mi hermano me contó cientos de historias que parecen superar la realidad; no obstante, esa es la realidad pura, aquella que va más allá de todo por lo cual apostamos. Convertimos nuestra vida en un simple día a día y pensamos que el amor único y exclusivo basta y ello en las relaciones de pareja no basta.  

La canción sonaba de fondo, sus acordes multiculturales y muy populares, modernos y añejos, rezaba que <<ella no podía creer que por fin había encontrado a alguien y que él la tiene enamorada nuevamente>>. Resumí a Bamberg mientras escuchaba la canción y a mi hermano lo dejé en un segundo plano: una separación, una boda, un embarazó y un nuevo comienzo, cuatro años después estaba de nuevo allí respirando el aire cálido y haciéndome preguntas sobre las relaciones y no es sobre la mía. A lo largo de mis escritos he sabido ver y reconocer a las personas que no son felices, a las personas que fingen bailar felizmente en su mundo de infidelidad y derrochan perfección e hipocresía a través sus agitadas redes sociales. 

Esa tarde en el piso, el pop seguía sonando, Dua Lipa por ahí en los rincones, dijo mi hermano, Canta que “ellos dicen que el amor es una religión, entonces se un orador conmigo, pero ella no quiere predicar”. En physical dice que “el amor no es para nosotros, que hemos creado algo fenomenal, hagámoslo físico”. La música se destartaló en cuanto observé las ventanas del piso de mi hermano y empecé a escuchar su interesante palabrerío. La madera con el color blanco tendido en marco, tan atractivas y feas ante el frío que las agrietaba y sacaba de ellas líneas confusas de tonos color petróleo. Los cristales estaban empañados y unas cuantas gotas de agua formaban un ejército al bajo de las ventanas… la casa es agradable, aunque él no lo crea; pero allí suceden cosas que él nunca cuenta, y solo recuerdo oírlo mencionar que en el 2021 siempre despertó deseando morir, y que jamás recobraba el sentido de la vida hasta no terminar de asimilar el desayuno por completo y que… ¡por desgracia!, los días en que el desayuno no era cien por ciento asimilable, llegaba a sentir ganas de morir durante todo el día.   

Ambos llegamos a la conclusión de que una relación se compone de la confianza, el respeto, lo espontáneo, el cuidado, el aprendizaje y el entendimiento. Cuando hablamos de cada una de las personas que nos rodean, nosotros mismos nos damos cuenta de que cada pareja es tan imperfecta y no es por sus cuerpos, si no por su modo de vivir sus vidas, algunos quieren sexo todos los días, pero esperan a que siempre uno de los dos dé el paso a una señal para estar juntos y cuando no, el ego se empodera del corazón y al momento, del cuerpo entero y decidimos no buscar más o pasar del tema en casa. Pasamos a la segunda fase, buscar calor fuera y de paso se tratará de un nuevo cuerpo con distintos sentimientos. Hay otras parejas que viven en un mundo paralelo, fantaseando cada instante del día, pensando que son los mejores tanto en casa como en la calle, pero luego un día cualquiera se despiertan y se dan cuenta de que están cansados de tanto surrealismo que los rodea y de que aquello no es lo que realmente quieren. Otros juegan a cambiar a su pareja y no aceptan que sea quien realmente es, pues pasa justo lo mismo, cuando abren los ojos no hay vuelta atrás y termina perdiendo quien quiso cambiarlo todo. 

Mi hermano sigue contándome cosas y en sus propias palabras, esto es todo lo que me dice:  

Hace una década tuve que partir para encontrar respuestas:  

Dejo a mi novia en su casa, me dirijo al trabajo y llega un mensaje a mi móvil “Hola príncipe, eres un niño muy guapo, que lo sepas”. El calor en Andalucía Huelva me quema la piel, aunque no más que la incertidumbre de saber quién me envía tal enrevesado. Jamás supe hasta después de una década que tenía un atractivo que me llevó a ser tan acosado. 

 sírvanse su café y lean mis recovecos mientras yo recuerdo como con tan solo dieciocho años recién cumplidos la que era mi jefa me lleva a afuera para besarme en presencia de nadie. Sorba tu café mientras yo recuerdo como las clientas mayores de edad me proponían tríos y me asustaban con sus historias sexuales, deléitate con tu taza a la par que yo visualizo como fui objeto de placer y deseo de clientes, amigos con quienes no pretendía nada más que un trato de confianza. No parece normal ¿verdad?, un día llegaban a la mesa, les servía su café con leche, y tiempo después me enteró que deseaban polvetear conmigo.  

Recuerdo servir las mesas del Café y de repente veo manos de mujeres fuera de la conserva metiéndose por mi entrepierna, manos masculinas que me pegan nalgadas y cese mi aterramiento en la cabeza y que no salga de mis neuronas. Como dedicatoria, una sonrisa y un gesto de molestia para todo el mundo que me hace hervir la sangre. Veo a muchas personas intentando tener algo conmigo sin escrúpulo alguno, cuando hablo de personas sigo refiriéndome a hombres y mujeres. No les importaba que yo solo quisiera una amistad, o fuese su empleado, o fuese un desconocido; no entendía lo que suscitaba a mi alrededor, pero tanto atractivo que exhalaba mi físico y tanto carisma que irradiaba mi aura parecía atraer a muchas personas a la vez. Pensé erróneamente que mi paranoilla se detendría cuando empecé a salir con mi novia.  

Regreso a su casa, prácticamente ya vivíamos juntos. Vamos a la cama para dormir y me llega otro mensaje “no te haces una idea de lo mucho que vales guapetón”. Oculto el mensaje a mi novia y le sonrío, le doy un beso de las buenas noches y no puedo evitar pensar en todo lo que ella me está empujando a hacer. Ella planeaba el futuro ante mi inconformidad y yo me veía pronto criando los niños (no deseaba ser padre en aquel momento), quería que nos marchásemos a Sevilla, deseaba que yo dejase de apoyar a mi familia y me hacía cientos de preguntas de porqué yo tenía que ser un pilar para mi madre y para mis hermanas. Puedo asegurar de que estaba poniéndome en contra de mi propia familia y eso me hervía la sangre.   

Los mensajes siguen llegando, hasta que el remitente no pudo aguantar más el impulso de revelar su identidad. Sorpresivamente, era un hombre de 52 años, casado, con hijos y con una familia tan próxima a mí, que yo no lograba comprender nada de lo que estaba ocurriendo. De alguna manera la situación me ponía tenso, puesto que tenía que trabajar en un lugar donde tenía que atenderle y hacer como si nada estuviera pasando. Y a esa situación se sumaba mi bajo salario y la cantidad de trabajo que tenía, así que el sujeto no me lo ponía nada fácil, a pesar de todo creedme que necesitaba aquel salario y por ello no me era tan fácil decidir irme. Y si me iba… Huelva es una ciudad tan pequeña que fácilmente hubiera podido localizarme.  

Ahora mismo, en esta parte de mis recuerdos, mi novia y yo vivimos juntos. Quería estar con ella, no había nada que desease más, y solo por ese motivo había aceptado muchos de sus descabellados planes como mudarnos a Sevilla. Significaba ello que dejaría de lado a mi familia, mi trabajo y todas mis amistades. No le cuento en ningún momento que me están acosando, pero la realidad empieza a pesarme en los hombros.  

Aquel sujeto me persigue en su furgoneta a la salida de mi trabajo. Empiezo a sentirme observado, vigilado, falto de privacidad. Hasta que un día se detiene y me pide que entre en su coche, que converse con él, que lo escuche. Accedo, por error o por inocencia. Siempre pensé por aquel entonces que todo el mundo merecía ser escuchado. Entonces cuando me confesó estar muy enamorado de mí y que no sabía que pasaba con él cada vez que me veía. En vez de lograr que me sienta alagado hace que me sienta extraño y le digo que no es correcto, que debe medir sus palabras. Le aclaro que soy amigo de uno de sus hijos y de gente muy íntima a él, —tu esposa es mi clienta y casi una amiga— le hago saber. —Lo sé—, responde él. Me hace prometer que no diré nada a nadie ya que sentía vergüenza, y accedo a no hacerlo en el momento en que me manipula asegurándome que, si su familia se entera, se quitaría la vida. Se abalanza sobre mí para besarme y logro esquivarlo. Intento bajar del coche, pero me toma muy fuerte de las muñecas impidiéndome salir. !No se lo digas a nadie por favor! Ahora es cuando noto que él estaba más asustado que yo. Recuerdo querer bajar de ese coche sin tener que volver a verle. Me sentí observado por mil personas. En mi memoria, miro a todas partes en medio de la oscuridad tras bajar apresuradamente del coche y sin poder entender lo que está pasando, me parece que destruyo un matrimonio sin tan solo haber movido un dedo. Tenía un sentimiento de culpabilidad en vez de reconocerme a mí mismo como una víctima.  

En casa todo seguía siendo igual, mi novia llegaba borracha. Solía beber como si tuviera veinte años a pesar de estar cerca de los treinta, —¿Qué te pasa? —preguntó al verme distante. Yo no podía responder a eso. Pensaba que no podía confiarle algo así a nadie ya que era algo bastante extraño.  

Tenía que seguir atendiendo al mismo sujeto, poniendo su café en la mesa y tenía que seguir hablando con él delante de mi jefe como si no hubiese pasado nada. Ahora que lo pienso ¡que tristeza! Por error o por inocencia acepté ser su amigo, acepté tomar con él un café y conversar a la luz del día, se ganó mi confianza haciendo parecer que era todo lo que quería de mí. Explicó lo de su fallido intento de besarme como un error que no volvería a pasar. Y aunque yo le pedía que no nos viésemos más, él me imploraba no terminar con nuestra amistad. Se bien lo que significa una amistad así que no podía hacerle eso. Su amistad se transmitió en regalos que yo tenía que tirar a la basura antes de entrar a casa, perfumes, cartas, mensajes, camisas, etc. Todas y cada una de esas cosas terminaron en la basura.  

Sigo mirando atrás mientras hablo con mi hermana contándole la historia. Sigo viendo manos, besos innecesarios de gente innecesaria, tocamientos innecesarios, escucho halagos que ahora me suenan a acoso y veo un pasado que en aquella época no podía entender y veo a un chico en una burbuja innecesaria de la cual deseaba despojarse. Hasta que mi mente entra en aquella horrible noche en que accedí a beber con él una copa en su piso. Llego al sitio, todo estaba muy ordenado, el piso olía bien pero mi juventud olía mejor, es de lo que me percato al recordar como él sonríe al verme. Procede a contarme de sus miles de experiencias en la vida, de cómo llegó a casarse estando muy joven y de cómo crio a sus hijos. Me cuenta que su matrimonio está al borde del fin, me hace saber que nunca quiso incomodarme con todo lo sucedido. Hace nuevamente que sienta confianza y primordialmente se centra en que me sienta cómodo. Elijo el sofá de una única plaza para sentarme, y el viene contiguo a mí con una de las sillas de la mesa tras unos veinte minutos de conversación. ¿Un vino?, pregunta él, No gracias, rechazo por tercera vez el vino tras un café, recordando que el vino me sabe a madera y que prefiero no beber en situaciones un tanto incomodas. Desgraciadamente, cuando noto que sus intenciones no son malas y que estamos riendo acepto un Havana Club con cola. Mi ingenuidad es inmensa. Su mano derecha toca mi rodilla hacia el final de mi copa, para mi alivio parece no ser más que ese tocamiento de pierna o rodilla entre amigos para resaltar cuando se relata una anécdota interesante, poso la copa sobre la mesa para tener las manos y la vista libres en caso de que vuelva a posar una mano sobre mi pierna, por fortuna ello no sucede. Pronto nos ponemos de pie, él quiere enseñarme las vistas desde su balcón, Nada del otro mundo, pero mejor que las vistas que se perciben desde la casa donde vivo con mi novia, le digo. Entramos nuevamente a la casa y vemos retratos de su familia colgados en la pared y puestos en las estanterías, los conocía a todos y a cada uno ellos. Observo una foto de su esposa en la boda, el matrimonio perfecto ante los demás. Entonces él, tras un cruce de brazos suelta su mano y la lanza para sujetar mi cintura, ¡Ey!, exclamo exaltado y escabulléndome sin duda alguna. ¡Ven aquí no seas tan escurridizo! Me dice a modo de broma, y me da un abrazo por la espalda que hace que sienta asco. Me aprieta fuertemente oliendo mi cuello, hace que yo escape forzosamente. Aún recuerdo su asquerosa nariz en mi cuello y su turbulenta respiración. ¡No me gustan este tipo de cosas! le digo muy molesto. Entonces me dirijo a la puerta, ¡Por favor!, ¡no te vayas!, dice él pretendiendo que tomo lo ocurrido por una escena normal. Me sujeta por las manos y hace imposible que me mueva. Me asusté demasiado y temí lo peor. ¡Por favor déjame! dije fuertemente sin obtener libertad, él sonríe e intenta besarme, lo esquivo, pero logra besar mi mejilla. De alguna forma pierde fuerza ante el rechazo y me propongo abrir la puerta, sin tener éxito. Él sonríe al parecer aquello le agrada, Tranquilízate no está pasando nada, aclara él. Yo simplemente veo todo negro.  MIS DESEOS…

Quiero escapar y me siento encarcelado. Lo que está sucediendo no es correcto. La puerta tiene llave y no las veo por ninguna parte. No quiero enfadarme, ábreme la puerta por favor, ¿por qué la tienes con seguro?, le pregunto asustado. Él viene y se apresura a tocarme nuevamente, pero lo rechazo de un empujón y amenazo con contarle todo a su familia. ¡Está bien!, ¡está bien!, te dejo ir, pero tranquilízate, no ha pasado nada, ¡no ha pasado nada!, asegura él en repetidas ocasiones mientras escucho sus palabras distantes y ataviadas por el latir de mi corazón e incluso en un instante pienso que estoy siendo un paranoico y que soy yo quien está actuando mal. Por fin abre la puerta y me voy sin decir nada más, vuelvo a pensar y me doy cuenta de que yo no he hecho nada malo. Me siento afligido, triste, confuso.   

Llego a mi casa, veo a mi novia, la saludo, hablamos y me cuenta cómo fue su día. Hacemos el amor y me dice que lo estoy haciendo muy lento, me detengo, me aparto y me pregunta que pasa, Lo estoy haciendo lento, eso es todo, yo follo lento, le respondo de mal humor. Me hace saber que no era su intención. Un día más tarde llora porque según ella estoy haciéndole el amor sin sentir amor, me detengo una vez más y me aparto. No entiendo que quiere de mí: apartarme de mi familia, apartarme de la ciudad, que renuncie a mi trabajo, que haga cosas por ella cuando ni tan siquiera nos entendemos en la cama. Tal vez no soy suficiente para ella. Ahora pienso por un segundo que esta vez estoy siendo un paranoico con ella.  

Unos días más tardes no puedo aguantar la ansiedad, lloro en nuestra cama. ¿Qué te pasa mi vida?, pregunta ella. No puedo contarle absolutamente nada, no me parece que sea lo adecuado. He sido acosado, manoseado, dirigido a un lugar donde hubiera podido pasarme de todo y todo por el hecho de no retirarle la amistad a alguien. Pienso en porqué tenía él que ponerle llave a la puerta. Me sofoco aún más y lloro incluso más profundamente sin sentir vergüenza mientras ella me mira… le digo que me siento ofuscado con el trabajo, con nuestra partida a otra ciudad pero que será lo mejor. Ella hace que me tienda en la cama, me consuela y de una forma forzada detengo mi llanto.  

Jamás hablé, jamás hubiera hablado, contarle a una sola persona cualquiera de las cosas graves que me sucedieron años atrás no se me pasaba en ningún momento por la cabeza. Era conocedor de las posibles interpretaciones que los demás podían hacer, sobre todo de aquella situación. Necesitaba salir corriendo y hubiera evitado llegar a tanto si tan solo ella y yo hubiésemos hablado, si nuestra comunicación hubiese sido mejor en aquel momento ella y yo aun estaríamos juntos, me arrepentí durante muchos años. Si ella no venía clara en la cama yo no venía claro con lo que me pasaba. Ella con sus siete años mayor que yo parecía a mi modo de ver la situación, un reflejo más de lo que todo el mundo esperaba de mí: una conducta sexualizada que me asustaba de una forma u otra y para la que me era imposible advertir que prefería ir lento más lento.  

Aún recuerdo el sol entrando por la ventana, quemando mi piel mientras ella y yo nos veíamos por última vez en nuestras vidas. Tal vez el sol no me quemó tanto como lo hizo su silencio al decirle que no podía seguir con ella. Esperaba más aquel día, esperaba quizá que ella me diese el valor para explicarle porque me sentía a punto de explotar en vez de ignorarme y dejarme partir para escribirme un año más tarde hablándome de su genial viaje por Latinoamérica.  

Y habrá dos cosas que nunca olvide: el momento en que mi exnovia me ignoró en ese sofá ante la luz veraniega (cómo un momento tan colorido puede llegar a ser tan triste) y el momento en que una semana más tarde aterricé en Palma de Mallorca dándome de bruces con la lluvia y la penumbra (cómo un momento tan opaco puede llegar a ser tan feliz), otorgándome a mí mismo la libertad de romper con todo para empezar una nueva vida.  MIS DESEOS CONTINÚAN…

Necesitaba viajar para encontrar respuestas.   un título y una escultura universal

un título y una escultura universal

UN TÍTULO Y UNA ESCULTURA UNIVERSAL 

¿Queréis saber acerca de un nuevo encuentro? 

¡Aquí estamos de nuevo! 05:00 P.M. 

Miro mi reloj con cristales de imitación, tal vez imiten el swarovski, tal vez imiten otro tipo de piedra; las piedras que si tienen una indudable originalidad son las que trazan el camino, ante mi humilde mirada parecen micro-meteoritos de colores que resplandecen ante la luz terrestre tras haber sido alineados para saciar la tentación del hombre, por suerte para ti lector ya perdí toda inocencia, de lo contrario te diría que me dirijo a una nave extraterrestre.  

Tomo a Damián de la mano, él es mi diamante y no quiero soltarlo, un pie se me desliza un centímetro. La verdad es que no quiero caerme y por eso más que darle la mano me aferro a él como si fuera mi bastón, mi guía, el perro que me da ojos, el búho con visión nocturna, y el hombre conocedor de mi destino ¡Así que llévame, tu Damián, allí a donde podría “peligrar sola”! 

Este camino es como un sendero que descubre árboles de cerezo que de día deslumbrarían por su hermoso tronco y que ahora mismo en el UTC se saben tímidos. Cerezos más tarde nos topamos con una serie de cadenas blancas luminosas que continúan marcando la marcha atrapada por la penumbra, romanticismo y temor; velones con olor a jazmín dentro de aquellos cristales que duplican su efecto luminoso, Es algo que tiene que ver con el Feng Shui, explicó Lucia horas más tarde, Las luces generan un efecto psicológico en el cerebro que hacen que los invitados se relajen de camino a la aventura, el camino con luces de colores luminosas sugieren que no vas a una cena y las velas mantienen avivado el espíritu mientras el aroma a jazmín lo reconforta. A mí no me importaban mucho sus palabras para retardados, ella no posee título alguno, así que la miré con desprecio ante su alocada explicación del Feng Shui, Pude ver tu purpurina desde lo lejos, dijo otro de los asistentes a la fiesta cuyo nombre no solo carece de título sino también de importancia. Más bien me preguntaba por qué los de seguridad no se congregaban con nosotros, más que los códigos de seguridad que nos solicitaron para acceder al sitio, yo habría podido darles otra cosa, o tal vez no, válgame la duda, la curiosidad, la intriga de lo que pudo haber sido.  

6:15 P.M. 

Sigo inquieta en el sillón escuchando las aburridas palabras de Lucia, lleva hablando más de 15 minutos, ¡ya me tiene harta!, ella suena como una mosca de fondo que solo rezumba. Los de seguridad… sus trajes están impecables. Dirigí mi mirada por la ventana para morbosearlo, entonces pude sentir las manos de uno de ellos nuevamente a modo de recuerdo, nos había puesto los lazos rojos en el brazo con unos códigos que verifican el tiempo de la estadía en la fiesta ¿el nuestro? Tan solo 24 hora. Como es de esperarse querido lector, Lucia no va a marranearme toda la noche con sus técnicas traídas de oriente tras uno de sus puercos viajes a polvos comunistas; sentí entonces pena por su marido, ella era sin título la ostentosa representación del tercer mundo feminista en occidente y él, de arriba abajo, un escalón titulado con despojos occidentales que da paso al podio. Pero ¿Quiénes somos para juzgar a Lucia?, será su marido quien la soporte toda la noche.  

Mentí cuando dije que el siguiente evento tomaría lugar en la casa de Vu, otro con cosas de oriente, sin embargo, Vu es el claro ejemplo de un oriente que se expande al relucir en su piel el aire contaminado que nuestras costumbres paganas capitalistas irradian en el mundo entero, ¿Debería hablaros más delante de Vu? ¡Creo que sí! MIS DESEOS CONTINÚAN…

Lamento deciros que mi marido y yo optamos por asistir a la fiesta Swinger más grande de Sachsen Alemania, justo se realizaba a las afueras de Leipzig ¿lugar exacto? Lamento deciros que… que no os lo voy a decir.  

Con una cerveza en copa refrescando mi boca me quedo perdiendo a Lucia con los tímpanos y se los concedo a la zona de Bondage, entrego mi vista y entrego mis ansias, me pongo de pie y Lucia me mira decepcionada por no seguir atenta a sus métodos 东方的. Ocupé una silla de madera que nadie sabe de donde salió y nada tenía que ver con la decoración del lugar, crucé mis piernas mientras Damián me entregaba otra cerveza. Aquella mujer ató a su marido y sigilosamente continuaba haciendo nudo tras nudo, era tan interesante escucharla decir que uno debe tener cuidado con los nervios del cuerpo al momento en que lo tenía colgando del mismo. De inmediato sentí algo extraño en el cruce de mis piernas y tragué saliva deseando saber más, Esta mujer está atando a su marido, le dije a mi esposo sin quitarle la vista al cuerpo que con vida disfrutaba del más allá de los placeres, Su piel no se ha tornado roja, seguía yo diciendo acalorada, Esta mujer debe de tener años de practica ¿no? Es que puede hasta controlar su peso y llevar a cabo todo con extrema facilidad.  

    —¿te gustaría probar el bondage así Mariasa? —preguntó mi marido estirando sus labios como hace cuando quiere complacerme.  

    —¿Quieres saber la verdad? —Me introduje en su mirada, cerré mis labios blandos y sin palabras él entendió mi afirmación—.   

Desde aquella vez que me ataron, noté que no hay dolor en ciertos placeres y aquello me causó un morbo tan penetrante como el puñal del criminal que nunca llega a ser asestado, como la pretendida vivencia de una viuda que se viste de negro olvidando su ser, como la mujer sometida en tela tejida por dedos que nada saben de su figura y busca romper los lienzos que la cubren más allá de las sábanas. Sería una experiencia por supuesto gradual y no para llevar acabo con cualquier persona, entonces abrí mis piernas y sentí algo de lo que no deseo dar muchos detalles. MIS DESEOS…

Logré apartar la vista de aquella escena y tuve una visión de dron del lugar. Todo empezó a llenarse de gente. Me causo una fatiga aniquilante observar a algunos asistentes usando trajes de cuero, su sudor ha de ser repulsivo y ha de oler bastante fuerte después del sexo, siendo en sexo aquello último en lo que algunos de ellos y ellas piensa, Ese de ahí es un master, y esa es una dominatriz, explicó alguien cercano a nosotros, No son personas con las que tener sexo sino más bien el tipo o la mujer que doma, castiga, ordena, su esclavo o esclava es fiel y atiende a sus órdenes sin contradicciones. ¿Damián te gustaría llevar un traje de cuero?, le pregunté, él respondió que ni estando loco, ¡Por fortuna!, respondí. Entonces me reí tan fuerte que los presentes se molestaron.   

07:00 P.M.  

Nos fuimos a una de las barras para apreciar más el lugar y nutrir la vista. Sentí a Damián perderse entre el escote de la camarera, trajeada de transparente sus pezones bien redondeados y estructurados deleitaban las pupilas de mi marido, aseguró querer jalar uno de sus pendientes con aquella boca y labios que me juran amor incondicional constantemente. Lo imaginé satisfaciendo su deseo; por desfortuna la camarera no estaba para esas y solo estaba para poner bebidas. Entonces decidimos seguir caminando por el sitio y ver que nos tenía deparado el destino aquel día.  

—Disimula y date la vuelta lentamente —le dije a Damián mientras las luces verdes y lila del sitio por el que pasamos me destellaban—. Vamos a otro sitio. 

—¿Qué? ¿Por qué? —preguntó extrañado. 

—Sebastián, Vu, Phillip y los demás, están aquí. No era nuestra idea encontrarnos con ellos— aclaré yo. ¿Peter? ¡Vaya! Esto empieza a ponerse interesante—. Aun no los vamos a saludar, primero seguiremos recorriendo el lugar y cuando veamos cómo se desarrolla todo decidiremos si reunirnos con ellos o no ¿te parece bien, Damián?  

—Para mí perfecto. Mira Mariasa, allí al frente hay una carpa enorme y al lado está el buffet ¿echemos un vistazo?   

—Por supuesto, de lo contrario no sabremos que se cocina aquí.   

Clave mi atención en aquel color blanco hueso de la carpa, como si hubiese sido puesta allí para atender a los pacientes después de una guerra. Su amplitud era de unos cincuenta metros cuadrados y quien ordenó erigirla habría ordenado también que no le faltasen ventanas. Con un pie adentro y mi cabello en la espalda envestido por una torrente de viento que no se atrevía a ser testigo de lo que sucedía, decidí por terminar entrando.  La impecabilidad tendía un sin número de camas y digo “sin número” porque lo que menos me importó fue contarlas. Me impactaron más las toallitas y los preservativos, estos últimos sí que hubiera querido contarlos, claro está, en caso de tener el número exacto de cuantos fueron introducidos en el sitio antes de que empezara la fiesta. ¿No os causa curiosidad saber cuánto puede durar un tarro lleno de condones en una fiesta como esta? A mí sí, de cierta forma me produce un deleite que no puedo ocultar ante la mirada de Damián, ¿debería él tomarme y llevarme a una de esas camas abatiendo la impecabilidad, o debería dar yo el paso?, entonces quito la mirada y miro hacia la última cama, el último tarro solo posee un condón, aquellos duraron menos que un jarrón de golosinas. Al dirigirme allí con la sucia intención de intentar… observé algo que me… había una cama enorme cubierta con un toldo, no dudé en abrirlo y encontré a cuatro personas teniendo sexo el uno con el otro, sin querer derramé mi copa de cerveza, No importa ¿quieres unirte? Preguntó uno de ellos, tenía los ojos estupefactos y las pestañas encrispadas.  

Me imaginé entre todos ellos y una gota de sudor se escurrió por mi cuello, miré de lado tentadoramente a la mismísima tentación y palpando la humedad de mi cerveza derramada le hice saber que no era suficiente para mí, entonces lamí la copa con la lengua y los miré fijamente apartándome de ellos. 

La preciosidad nos tenía atrapados, la exclusividad nos hacía prisioneros, el delirio nos hervía las carnes y la atmosfera… bueno la atmosfera no logró relegar a un segundo plano mi necesidad de encender un cigarrillo con el fin de eliminar una presión que se apoderaba de mi pecho, había algo atorado en mi garganta, pero quería hacer de cuenta que no sabía de qué se trataba. Fumé mirando al cielo, y capté como gritaron nuestros nombres “Mariasa, Damián”. Me giré y vi a nuestros chichos distorsionados por el humo de mi cigarrillo, Vu, Phillip, Sebastian, Cristina y Peter poseían alegría en sus auras y sus ganas de vivir la vida no les podían ser arrebatadas. Nos sentamos todos juntos para acariciar el cielo, tal vez la costelación, tal vez el universo y quisa aquello de lo que un día formaremos parte.  

05:00 A.M.

Ya no sabía que pasaba, Mariasa, Mariasa, despierta gritaba alguien. Qué pasa quise gritar, pero no podía ni moverme para deshacerme de esos gritos tan perseverantes. Una camilla, un monitor, paredes blancas, venas acosadas por vías incrustadas. Susto no recorras mi cuerpo, por fortuna no tengo ningún aparato ocupando mi boca y puedo tragar saliva. Quise entonces quitar todos los cables, pregunté exhausta que estaba sucediendo. Había estado inconsciente en el hospital y todo lo que había vivido era un sueño… 

y ahí estaba yo, derrumbada, postrada en la camilla y las lágrimas salando mis mejillas. Aun así, seguía teniendo la habilidad de atravesarle a Damián el alma, con todo mi ser, a través de su mirada enamoradiza. Ahora entendía porque la atmosfera no relegaba a un segundo plano mi necesidad de encender un cigarrillo, ahora entiendo la presión en el pecho y ahora sé que era lo que se me atoraba en la garganta y aun así Damián y yo aun no queríamos hablarlo. 

La cuenta regresiva para la presentación de mi trabajo de fin de carrera había empezado. Estaba a tan solo cuatro días y era de exigencia rotunda que me quedase hospitalizada, pero el dragón que me hierve la sangre y que con su fuego incendiaba el cielo, la costelación el universo y aquello de lo que un día formaremos parte me llevó a tomar la arriesgada decisión de firmar con puño fuerte los documentos donde despojaba de toda responsabilidad, ante lo que pudiera pasarme, al hospital. Debía cerrar el ciclo que empecé en este país frío y silencioso, de lo contrario muchas cosas hubieran perdido su sentido. Por ello abandoné el hospital aquel día.  

Salí de allí a las seis de la tarde, hora que marcaba mi reloj de imitación y que nadie nunca se atreve a cuestionar cuando lo llevo en la muñeca.  Llevaba los documentos clínicos en la mano, y ahora era esa mujer que parecía loca y desquiciada, ojerosa y demacrada, marchita y apaleada por la vida que te tumba al suelo de un soplo cuando menos te lo esperas. A mi paso quebrantado, la voz rechinante del doctor alemán agraviado “si te vas, lo que te pase, será bajo tu responsabilidad”.  

Os diré lo que iba a pasar: iba a terminar de salir por esa puerta, iba a llegar a mi casa para arreglar el pelo de escoba que adquirí en el hospital, iba a ponerme mis mejores atuendos e iba a atacar esos últimos cuatro días de estudios para reclamar mi título y alzarlo entre mis manos, nada ni nadie iba a arrebatarme la oportunidad de ser una profesional y cerrar ese ciclo de mi vida. 

Cuatro días más tarde 

 Disimulando lo que se me atoraba en la garganta ahí estaba yo presentando mi proyecto. Leipzig era una ciudad pequeña en aquel momento ante mi perseverancia, mi paso era débil pero firme, un dolor desesperante me acompañaba con cada paso que daba y amenazaba con derrumbarme. Obtuve la atención de los examinadores, logré centrarlos en mí debido a mi destreza aquella mañana. Tuve un buen presentimiento.  

Salí de allí tras haber dado lo mejor de mí, y pese a ello seguía con la garganta atorada. El peso sobre mis hombros se hacía tan fuerte que deseaba borrarme de la faz de la tierra ¿¡Dios mío que es esto!?, tenía ganas de derrumbarme, pero la mujer en la que me he convertido, la mujer que he construido durante todos estos años no me lo permitía. “Unos pasos más y estarás en casa Mariasa” pensé preocupada de paliar en el camino.  

La noche después de mi proyecto fue quebrantadora. Damián me habló estando en la cama y sus palabras partieron mi corazón cuando me dijo que le dejase tomar mi mano, Déjame mirarte a los ojos y déjame, a través de mi mirada, darte todo mi resplandor y acariciarte donde tu guardas hasta tus más oscuros secretos, dijo él, Recuesta tu cabeza sobre mi pecho y descansa… descansa. Y aquel descanso me pareció eterno. 

Una semana después, sábado 24 de Julio. 05:00 P.M.   

El BMW parece ser más testigo que los transeúntes, el viento suaviza mis maniobras corporales, para en aquel espacio cerrado despojarme de la ropa interior que se usa con el marido y ponerme la lencería que algunas usarían con desparpajo para conquistar al otro; sobra decir que yo la uso en compañía de mi marido, quien se encuentra fuera del BMW vigilando que nadie me vea. Y… mientras escribo para vosotros me doy cuenta de que, a Mariasa podría importarle dos duros o nada si algún curioso la observa a través de los cristales. Ella nació libre, usando telas tejidas por los dedos de su abuela y cuando no por artesanos o industria textil alguna que pensó en sus medidas, en sus necesidades como mujer, Mariasa puede romper los lienzos que cubren sus sabanas y nunca presencio a una viuda olvidando su ser; pero el criminal guarda su puñal en la gaveta esperando poder asestarlo y a de ser por ello que ahí está Damián, expectante, atento, protector.  

Botines de Guess recubren mi piel un poco más y su brillo es blanco tal como mi minivestido, fino y ajustado. Mi sujetador puede apreciarse y resalta a la vista las tiras que rodean mi escote haciendo ver el vestido más exuberante. Un hombre atraído por mi perfil lanzó su mano y tocó con sus dedos uno de mis pendientes de Tous, fue una tierna caricia que agradecí con una tierna mirada y Damián con una dulce sonrisa, su mujer es codiciada.  

Mi reloj marca las 05:00 P.M nuevamente 

Di dos pasos y tomé a mi marido de la mano, lo giré hacia mí y le arreglé las mangas de su camisa, le di un beso en el cuello y me alimente de su aroma. Mi sueño se recrea en la realidad, aunque esta vez… Lucia debe estar en el multiverso atormentando a alguna otra Mariasa con sus 东方信仰… Los árboles de cerezo tímidos nuevamente, los micro-meteoritos y mi reloj de imitación. Le sonreí a mi esposo y empezamos a caminar para entrar a el festival. 

Allí estaban todos aquellos amigos que el destino forjó entre sonrisas, placeres, sudores, gemidos, pero lo más importante de todo LA CONFIANZA. Terminé colgada por Peter, azotada por Damián, besada por Cristina y convertida en una escultura occidental y más que ello, y pésele a quien le pese en una ESCULTURA UNIVERSAL y libre ante los ojos de las más de mil personas presentes al evento. Recordé cuando una vieja anciana me dijo: Sueña, pero sueña en grande y vuela lejos, porque cuanto más lejos vayas, más le costará a los demás alcanzarte y ahí en ese justo instante serás inalcanzable, pero deseable. Él me dejo

MIS DESEOS…

Para llevar una vida de acuerdo con las expectativas sociales, se necesita demasiado valor, el mismo valor para realizar aquello que fervientemente sientes, ese valor que necesitas tan desesperadamente para dar rienda suelta a los gritos de tus deseos más oscuros.   ¿Zambullirme en un charco?, ¿yo?, Desde mi infancia tenía miedo a ello. Charco, océano o […]

MIS DESEOS…

La depresión al sonar de la aurora

 

El pasado se apartó dando un fuerte portazo, que hizo sacudir el polvo de cada esquina y el presente se posó de un lapo exigiendo que hiciese algo de inmediato con su vida; pero el futuro estaba ahí de pie en frente suyo, como un gran monstruo que quería devorarla y ella sin saber que hacer. Empe a pedir a su cuerpo con un vozarrón, un movimiento que ni siquiera un rayo al caer en la tierra podría moverse tan deprisa. Pasado cerrado, presente fugas, futuro que la tira hacía adelante sin saber si la puñetera línea del tiempo la está guiando o ahorcando…

Recorrió miles de calles no sin antes prohibirle a sus pies el cansancio, le impidió a su cuerpo marchitarse ante el calor, la lluvia y el viento, más sin embargo su cabeza parecía apartarse de sí. El tiempo pasaba tan deprisa y de repente las agujas del reloj se volvieron endebles ante la velocidad y el desgaste. En aquella casa tan terminada, tan decorada y organizada, nunca pudo saber si era ladrillo u otro material lo que la sostenía, estaba él… ¡ahí! Cansado, con un dolor inmenso e inexplicable, día tras día exigiendo más atención, exasperando sus cuerdas vocales a la voz de “¡para ya! ¡Descansa!” pero en aquel momento la audición no era una de sus mejores facultades. Incluso su visión se hacía cada vez más borrosa, cuando de repente su cuerpo le volvió a pedir de nuevo, que frenase con un dolor en el pecho y un rugido en el corazón causado por una fulminante bajada de tensión. Fue ahí, en esa milésima de segundo tan corta y exacta, que sintió que la fuerza que tenía y había construido se desmoronaba encima suya golpeando fuertemente contra su piel. Correr no le sirvió de nada, pues cuando sus labios se movían para explicarle al médico lo que su cuerpo le ocasionaba, le miraba como si de una loca se tratase, era una loca con una pequeña, estudios recién empezados, mientras la casa se desorganizaba y des-decoraba para abrir paso a una mudanza hacía una nueva casa y ciudad. Un proyecto para trabajar sin cesar, un hogar que necesita de su atención 24 horas al día, 7 días a la semana y un trabajo que reclama casi el mismo tiempo pero que en la regla exige solo 40 horas semanales, sin contar con que estaba afuera de su habla lingüística natural. Dejo de ejercitarse frecuentemente en el gimnasio hasta dejar de ir por completo y aún no se daba a la idea de que tuviera tiempo para fortalecer las piernas que la sostienen para cumplimentar con lo propuesto. Frente al médico, lo visualizo relajado ¡como quisiera ella estar así! Le dijo que había entrado en estrés, lo cual hacia que su corazón se acelerase, su cabello se cayese y bajase de peso tan deprisa que ni pudiese darse cuenta. Escribía él a puño y letra una receta médica en la cual prescribía unas vitaminas para el corazón, mientras le miraba incrédulo,

Y con tal receta en mano hubiera tomado ella también por loca a quien le hubiera advertido que vería los días llenos de polución, como si el coche más viejo y contaminante de Europa se hubiera paseado por cada uno de sus lugares de tránsito; debió entonces aquel coche dar más de mil vueltas a su paso, puesto que sus días terminaron negros e imposibles de inhalar. 

Una Madre con metas viéndose en una cama de dos metros sola, llorando inconsolablemente, tirando todo cuanto había querido por la borda… no podía más, le dolía el corazón, su pecho le pesaba, le oprimía como sin quererla soltar y cada musculo de su cuerpo había sido desgarrado, como si de los mordiscos de un león se tratase. No quería admitir que no podía seguir con sus estudios, no quería admitir que estaba entrando en una depresión y no quería admitir que se sentía como una pedazo de mierda. Llorar le ayudó a replantearse cosas. Buscó una nueva médica y le pidió que por favor le ayudase. Esperaba con ansias entrar en su consultorio, y de mientras seguía escuchando a más de uno preguntarle cada día, si se encontraba bien.

Ella mentía diciendo que sí, ya que con cada paso que daba sentía caer en un abismo… Llegó un fin de semana en el que su cuerpo se sentía demasiado deteriorado, pero de la sonrisa de su pequeña salió la fuerza necesaria para caminar con ella hasta el centro. Cuando regresó a casa, lo único que hizo fue romper en su cama a llorar.

En momentos una balanza pesa más que la otra y en muy pocas ocasiones se pone por igual. Ahí es cuando te das cuenta que debes soltar y liberar… a veces, solo a veces, te pierdes en un camino del que no sabes cómo salir, ya que no conoces el regreso. A veces, te miras y ves que ya no eres esa persona que solías ser. A veces, las personas dejan que te vayas de sus manos como polvo que sopla el viento.Somos mujeres y queremos ser de color.

Bastó una pastilla para tumbarse, fue como si en vez de una píldora hubiera ingerido golpes de cansancio encapsulado. Estuvo a punto de entrar en colapso, quizás solo por aquel individuo que le recetó tal medicamento.

Llegó el lunes, allí estaban ellas cara a cara, su estampa y la estampa de la médica solas en su consultorio. Ella la observaba fijamente esperando a que le explicase en su complicada lengua cuanta cosa le pasaba, mientras la miraba tímidamente al hablarle con voz quebrantaba. Sus ojos lagrimosos captaban todo un tono más cristalino y de cuando en cuando distorsionaban la realidad.

Su vergüenza estaba siendo eliminada por su dolor, no le importó que su chico hubiera entrado en aquel momento, ella solo quería que apareciese una buena respuesta a tantas preguntas o una solución a tanto sufrimiento… con lágrimas en sus mejillas y su voz temblorosa se dispuso a sacar de la cartera aquellas pastillas que estaba tomando para el corazón, ya que desde hace algún tiempo, sentía que no le hacían efecto.

Las puso sobre la mesa para que la médica las mirase. De repente esta se echó a reír, tomó las pastillas en sus manos, mientras explicaba que éstas eran las culpables del cansancio. Dejó de tomar las pastillas.

Después de tres semanas, su cuerpo notó la mejoría, aquel color grisáceo parecía que se apartaba de su lado, parecía que ya todo tenia la tonalidad perfecta y si le ponían a recoger algo del suelo, seguramente lo recogía sin perder fuerzas. Podía ir caminando sin tener que sentir aquellos mareos… sólo por una pastilla su cuerpo se puso en modo off. Así pensó que sus días continuarían, pero se equivoco.

Después de algunos meses, sintió la necesidad de cumplimentar aquel articulo. Ha pasado tiempo y es que habían pasado muchísimas cosas.

Últimamente sentía que un desconocido había entrado en su hogar y empezó a explorarlo todo, comenzó a apoderarse de cada parte de su casa, de sus pertenencias y de ella… despertó una mañana muerta de miedo, de desespero, pensando en que lo único que quería era la muerte, pensando en poner fin a su vida.

Y ahí sentía ella, que aquel desconocido le exigía que se quitase la vida, ahí tuvo el mayor miedo jamás sentido. Aquella mañana se levantó tan mal, que necesitaba ver urgentemente a su médica y allí se encontró después de una hora. Necesitaba por segunda vez que le ayudase y ésta le escuchó.

Le comentó que tenía miedo, que sólo quería llorar y que así llevaba días, que tenía pensamientos suicidas y que no quería continuar más con su vida, que su corazón continuaba igual. Se sentía más que perdida y tenía una hija a la cual no quería abandonar nunca.

Pidió ayuda y obtuvo ayuda. En cuanto esta mujer se enteró de todo, realmente se preocupó.

Su aspecto era deplorable. Sus ojeras estaban negras como si le hubiesen dado dos puñetazos, sus labios estaban mordidos y resecos, y cada día estaba más delgada.

Aquella mujer tan profesional inmediatamente le mandó con un psicólogo, pero como en Alemania nada es de inmediato. Tardo un tiempo en obtener una cita y tiempo era lo que no tenía, ya que cada día iba a peor.

Dejó de salir y vivía siempre en su cama, y cuando no, intentaba distraerse haciendo cualquier tontería.

En una semana encontró la psicóloga y ahí empezó la ayuda. Con el pasar de los días ella le explicó que estaba sufriendo una depresión y que tenía un estrés demasiado alto.

Por aquellos días en los que empezaron las sesiones, habían días buenos y días malos.

Uno de los peores días, fue cuando una noche se levantó de la cama para dirigirse a la cocina; estaba angustiada, algo que no sabe como describir. Sólo recuerda que se encontraba de repente con un cuchillo en su muñeca izquierda, el cual observaba detenidamente. Pero por suerte, algo en ella tocó su corazón y la hizo volver en sí. Ahí recordó que tenía una pequeña, que necesitaba de su madre… las lágrimas le brotaban de sus ojos, porque la verdad ella no quería vivir y tampoco le encontraba sentido a la vida.

Al día siguiente se encontró mejor, pero intentaba comprender por qué estaba tan mal y por qué se dejaba llevar, que le había hecho caer tan bajo.

Todo esto radicaba en sucesos ocurridos años atrás, dejó de conocerse y dejó de confiar en las personas, empezó a refugiarse en sus logros y en todo aquello que quería sin darse cuenta que necesitaba a sus amistades, tener tiempo para sí y para vivir.

Lo que más le duele a día de hoy, es que nadie se ha enterado que ha estado tan mal y que a día de hoy sigue en tratamiento, que ha sacado sus estudios con dificultades.

Llora y sufre al recordar todo esto, porque le resulta triste viendo lo mal que ha estado y todo lo que puede causar la depresión, le entristece que se hubiera convertido en una persona muerta y que la última parte que quedaba de si, haya podido gritar con desespero que necesitaba ayuda… hoy está viva y escribiendo gracias a su psicóloga, sigue sus estudios gracias a que su pareja y sus maestros le han ayudado, y a que se ha abierto a sus amistades; le esta costando pero lo esta intentando.

Hay que tener cuidado con el estrés o la depresión, porque puede cambiar de repente vuestra vida e incluso herir a las personas que más os quieren. Buscad siempre ayuda escuchad y dejad ser escuchados.la oruga que se convirtió en mariposa.

la oruga que se convirtió en mariposa.

la oruga hizo su metamorfosis
Todo empezó sin siquiera llegar a creer que estabas ahí, sin saber que ya tu corazón latía desmesuradamente. Empezaste a acompañarnos en cada entrenamiento en el gimnasio. Nunca sentí que estuvieras dando cada paso con nosotros e hiciste que se nos detuviera el tiempo, solo sabíamos vivir el uno para el otro y de un día para otro todo cambió, empezamos a vivir ¡solo para ti! De dicha forma pasaron tres estaciones, vimos como los copos de nieve caían sobre nuestros abrigos y sentíamos el frío golpear con crudeza nuestros rostros, después el sol fue brillando haciendo los días aún más claros, parece que fuiste tú quien hizo que los días se vistieran de primavera para papá y mamá. ¡En primavera! aquella estación en la que nos dimos cuenta de que ya existías, siendo aquella oruga que hace su metamorfosis, convirtiéndose así en una mariposa, de tal forma nos acompañaste en cada estación. El agua atravesó por su estado más cálido y la sonrisa del sol en forma de rayos se reflejaba en ella mientras yo abrazaba mi estómago, quedando pues plasmado aquel momento en una foto, para ese entonces con el verano a flor de piel, las fiestas y colores de alegría por las calles de Bamberg, la ciudad en la que naciste y la cual mamá menciona en sus post, habían tomado lugar. La cuenta regresiva se puso en marcha, ya era septiembre. Cada uno de nuestros pasos se hacía más pesado, puesto que tu ya estabas más que formada; juntas paseabamos por las grises calles de la ciudad admirando cada hoja que se vestía de color naranja, ocre y rojo. Vimos tus ojos cuando cayó el primer copo de nieve… por aquel momento ya era pues otoño, la estación del año que elegiste para venir al mundo y ver con tus propios ojos. Lograste que se mezclaran sentimientos, estaciones y realidades entre dos personas que deseaban tu llegada con locura mi pequeña oruga.No sabía quien era.

Por tí empezó a cambiar mi manera de pensar, de ver la vida. Mi cuerpo y mi forma de administrar el tiempo también cambiaron. El primer mes no sentí más que una leve molestia, cuando me disponía a correr en la cinta del gimnasio, justo ahí en ese corto lapsus nuestros corazones se aceleraron. Te agobiaste de una manera tan desesperante que dijiste —¡perdona! ¡Mamá! estoy aquí, ¡pero aun no lo sabes! ¡toc! !toc!—. Llamaste tan fuerte, reclamaste con tanta autoridad tener un poco de calma, que me hiciste quedar todo un santo día tirada en la cama, pensando que aquel dolor era ese mal insoportable, llamado menstruación, aquel demonio que posee a todas las mujeres. No tenía ni idea que ya me estabas exigiendo ir con más cautela por la vida, debido a ello, yo te hacia ver las estrellas con todo mi movimiento forzado a modo Hulk… Al segundo mes me acompañaste a España y en cuanto pise territorio español recuerdo que empezaron la lluvia de fotos “era una loca posesa con ellomamá miraba aquellas fotos dándose cuenta de que su cara era calaverezca; quien me diría que todo aquello era ocasionado por mi pequeña hija. Cuando justamente debí hacerme un tratamiento dental, recuerdo que el odontólogo me pregunto —¿estás embarazada?—, debido al protocolo a seguir para aplicar anestesia en un paciente… enseguida respondí abruptamente —¡NO!—. Así que firme cuanto consentimiento necesito la clínica de mi parte. Seguí adelante con el tratamiento pero cuatro días después, con tu abuela paterna al lado, fue cuando finalmente supe de tu existencia, el ginecólogo me lo dijo y con aquella noticia nuestras vidas volcaron impresionantemente, pusiste todo patas arribas, nos subiste y nos bajaste del cielo. Aplazamos cuantas cosas teníamos en mente y es que tu desde ese momento empezaste a ser lo más importante en el mundo entero. Adiós deseos de empezar mis estudios… otro año más aplazados, “fue lo primero que pensé” pero daba igual y ahora da igual, todo pasa con un fin…

Empezaste a crecer dentro de mí y yo empecé a retratarte cada que podía viendo como cambiabas mi físico, cada foto era un mundo y mi cara todo un poema, convertiste mis pequeños bustos en unos ENORMESSS “esa pequeña experiencia no me gusto, respeto a las que tengan busto grande, ¡no es lo mío! Así que seguiré cantando la canción de Shakira a mi chico “suerte que mis pechos sean pequeños y no los confundan con montañas.” Mis caderas dejaron de ser estrechas empezando a darle cabida poco a poco y preparándose también para que llegado el momento pudieras salir formidablemente; mis piernas se hicieron más gruesas; mis pies y manos estaban como un embutido de jamón… y así cada parte de mi ser continuó transformándose hasta el último día de tu llegada. Ahora mamá escucha de boca de papá —se te ve cara de más edad—. Yo digo que —de mano de la edad llega la experiencia.SPhotoEditor-20180206_184911.jpg

El día 12 del 11 del 2017 empezaste a inquietarte para pedir a la tierra que te pusiese los pies en el suelo o tu cuerpo en nuestros brazos, te agobiaste tanto que mi cuerpo empezó a sentir esos dolores conocidos como contracciones, aquellos dolores tan mencionados por mis amigas y no amigas. Siento decirlo, ¡no supe sobrellevarlo! y cuando tenía cinco de dilatación pedí la epidural, ¡lloraba del dolor!, no obstante cuando este se aplacaba sonreía e incluso hacia bromas, hasta que no soportaba más y parecía una cría a la que le quitaban su caramelo para hacerla llorar. Aquel día pensaba y me preguntaba —¿qué de bonito tiene esta experiencia?—. Dado que cada dos por tres me tenían que mirar el toto y metermen los dedos, ves pasar a una enfermera… a dos… a tres… y cuando no, a cuatro y así sucesivamente, pero… ¿cuantas me tuvieron que mirar? Por lo menos siete personas, y eso que aquello era solo para saber cuánto de dilatación tenía. Hasta que de repente en los monitores el corazón de mi hija no se escuchaba, pues se iba ralentizando, las médicas hacían todo lo 8 a observar ya que no entendíamos nada de lo qué estaba pasando. Me suministraron un medicamento, el cual aunque ayudaba a que el corazón de la bebe pudiese latir con total normalidad, también hizo que mi corazón se acelerara en dicho momento, yo escuchaba de las médicas —¡Monik! ¡Respira fuerte!¡vamos! ¡Continua así!— Y yo así lo hacia, pero mi cuerpo empezaba a temblar y mi corazón no era más que una bomba de tiempo dentro de mi cuerpo, pensé por un segundo que yo aquello no lo soportaría… tres veces fueron las que tuve que soportar aquella sensación e impotencia, dado que tres veces el corazón de mi pequeña dejo de escucharse en los monitores; tuvieron que extraer sangre de su cabeza introduciendo unas pinzas y agujas. El silencio se hizo en mí. Escuche que me decían —el problema del corazón no es por la azúcar, así que no sabemos que le está ocasionando ésto—.

por favor quien tenga azúcar en el embarazo, que tome todas las medidas y cuidados posibles para ambos. Luego puede traer consecuencias”. Una semilla.

El último intento para que la bebe estuviera bien fue el momento en que hicieron que ella abandonara mi cuerpo, porque no aguantaría más. Nació Ainhoa “una pequeña llena de fuerza y carácter”, aquella que desde su primer día de vida nos asustó.Carta a mi compañero de viaje “mi marido”

Sufrir de vergüenza en estos casos no vale de nada, quiero decir, que en ese instante, si tienes o sufres de alguna vergüenza, ¡tranquila mujer! que la terminas perdiendo, desde ese instante dejas de enterarte que los demás existen.

Ahora que estoy frente al ordenador escribiendo para vosotros os digo que la experiencia lo tiene todo de especial, cada dolor, cada hora o minuto que pasan son especiales, el día del parto ¡odiaba a mi chico y a su móvil! Todo lo quería grabar, a todo le tomaba fotos y yo pensaba —me gustaría partir su móvil en mil pedazos, yo pasando dolores y el grabando…—. Dejad que ellos hagan aquel trabajo, porque luego lo vais a agradecer, luego podréis ver lo especial que fue el día en que vuestro bebe llego al mundo. Vais a reír y a criticar vuestra cara de poseídas “es hermoso”.

A día de hoy me encuentro cansada, con sueño cada día, me despierto ojerosa, mi pequeña bebe solo quiere dormir de día y jugar de noche o simplemente llorar y llorar… he llegado a un punto en el que por más experiencia que tenga con los bebes y esta sea mi primer hija he querido llorar ¡y he llorado! ¿Por qué? Porque las mujeres no somos de hierro. Empezar a andar por dicho camino no es fácil. Primero hemos sido hijas que madres. Luego, puede decirse, que los que están a tu alrededor no comprenden esta cuestión, solo tu madre entiende lo que es y solo tu madre quisiera cuidarte como tu cuidas de tu nueva criatura, solo una mujer que ha sido madre puede entender todo ello, aunque algunas olvidan lo que ellas tuvieron que vivir por aquel entonces.

Las noches se convierten en más que un trabajo, las noches te golpean fuerte y encima debes seguir de pie al día siguiente. Sientes que quieres coger y gritar a solas, pero cuando le miras la carita de ternura a tu bebe cada dolor y cada tristeza se esfuman por segundos, minutos y horas, es ahí cuando te pierdes en el tiempo. Ahora sé lo que es ser madre primeriza teniendo lejos a mi madre y a mi familia. Afortunadamente tengo a mi pareja dando lo mejor de sí como padre, pero para mí éste asunto no deja de ser pesado… siento que no existo, siento que no hay alguien que comprenda el por qué de mi cambio o el por qué de mi silencio, siento que solo puedo ser catalogada como alguien que simplemente cambio su forma de ser o temperamento, y que las personas a mi alrededor simplemente se hacen preguntas del por qué de dicho cambio. Es tanto para mí que incluso lo que tengo preparado para hacer en el día, no logro completarlo. Es frustrante ya que siento que no estoy a la altura.

Afortunadamente sé que estas cosas a la vez las disfruto e intento ver a pesar del cansancio todo lo absolutamente positivo que hay en todo ello.

Creo ¡no sé! que para más de una madre lo que yo escribo no son más que cosquillitas, pues lo entiendo ya que a demasiadas madres les ha tocado solas y el vivo ejemplo más grande es el de la mujer que me trajo al mundo o el de mis hermanas. Es aquí cuando me pregunto ¿por qué lloro? Si lo mío no es más que una miniatura al frente de la experiencia de mi madre y hermanas. Lo que pasa es que no dejas de sentirte desprotegida y no obstante debes proteger a semejante vida tan pequeñita que tienes en tus manos.

Sé que el cansancio pasará, que ello es cuestión de dos meses o quizás tres, sé que luego me responderé a mí misma millones de preguntas que tengo sin respuesta.

¿Sabéis que ha sido lo más difícil? El miedo de los primeros días, cuando llegaba la noche sentía un soplo en el corazón, lo cual automáticamente me hacía tirar de la cama o de donde estuviese del susto que me daba, llegue a pensar que algún medicamento de los que me pusieron en el hospital me había sentado mal, pero no. No era aquello ¡era yo! ¡era mi miedo! era aquel pánico que nos abraza cuando estamos pequeños, cuando mamá se aleja y no la vemos, cuando nos pasa algo y mamá no está, así pues el miedo se hace más grande. De tal forma era mi miedo, ya que soy una persona tan cerrada no quería hablarlo con nadie y lloraba sola fui tonta un consejo “no hagáis estas cosas, es más de fácil hablarlo y sentirte desahogada” yo me encargue de hablarlo con mi pareja y mi madre, desde el día en que decidí contarles exactamente lo que sentía, todo por aquello por lo que estaba pasando y lloré como una niña, deje de sentirme desprotegida al instante. Mi chico me acobijaba con su regazo durante las noches, aquello es un apoyo bastante importante.

Veo que no es fácil ser madre, no porque cuides tengas que cuidar de tu bebe, sino porque siempre necesitas un apoyo, necesitas de afecto por parte de los demás. Me da tristeza saber lo que han podido sufrir las personas que conozco, que son madres solteras, para las cuales cuando ha llegado la noche, lo único que se encuentran es a su pequeña criatura entre sus brazos ayudándoles a sentir seguridad ¿pero y ellas? Creedme, es algo de campeonas una realidad enfrentar a la soledad… No hay nada en el mundo que le gane al ser madre soltera o madre soltera sin familia. No hay sentimiento más grande que sostener a tu pequeño entre tus brazos, arroparlo con tu calor y arrullarlo con tu mirada. Pero con tu mente saber que tu madre no te puede dar un abrazo con sus delicadas palabras, puesto que sabes que esta ya no ésta. Ahora las hojas que quedaron en blanco en un libro de madre e hija, las terminarás rellenando tú con tu bebe. Ese será el camino recorrido para aquellas que no disfrutaron de su madre.

una vida dentro de mí.

Una mañana desperté estando en la finca de mi abuelo, por aquel tiempo yo tenia apenas ocho años. Recuerdo que el frío que hacia en aquel montañoso destino fue lo que hizo que abriera mis ojos; levante las sabanas para reincorporarme, saqué un pie de la cama al terminar aquel movimiento mi pie rozó con la fría madera que había por el suelo en la hacienda, mis vellos se pusieron de punta , era demasiado frío para mi. No quería salir de la cama, más sin embargo debía hacerlo ya que me encantaba salir a caminar con mi abuelo, salir a coger café o simplemente verlo sembrar sus cultivos.Somos pasajeros…

Cuando salí del cuarto, me quede en el corredor mirando la niebla tan blanca que rodeaba nuestra finca… mis ojos habían perdido todas y cada una de las montañas, las cuales se desaparecieron por obra de la espesa neblina, tampoco veía la inmensa variedad de flores que había justo en frente al corredor y en el camino de llegada. Incluso ni el enorme cafetal que teníamos cultivado a unos escasos metros se podía divisar, solo podía ver el corredor, los cuadros y las flores que colgaban de la pared o la madera rustica con la que estaba hecha la finca. Escuchaba sí el cantar de los pájaros pero imposible saber donde se posaban, seguro por ahí en las copas de los arboles con sus polluelos. De repente se me vino un agradable aroma, un aroma a chocolate ¡era tan agradable!, porque el chocolate lo hacia mi abuela en el fogón de barro y este le daba un toque especial al chocolate, la leche o las comidas ¡daba gusto comer en la finca! Daba gusto disfrutar de cada pequeña cosita “aquello era lo que me daba el Cairo Valle” aquella mañana al terminar de probar aquel chocolate, quería ducharme pronto, arreglarme para así salir con mis largas botas y pisar la tierra fresca, sentir el olor a campo o tan solo ver como mi abuelo sembraba las semillas.

Sabéis ¿que el sembrar una semilla no se trata solamente de cavar un agujero y enterrarla? No, claro que ¡no! Me pude dar cuenta, que sembrar una semilla se trata de tener primero pasión, amor y paciencia. Se trata de prestarle cuidado, atención, que la tierra este en buenas condiciones, que la tierra este abonada. Sobre todo necesitamos sol y agua.

Una semilla debe de ser cuidada, debe ser bien tratada, porque así aquella semilla dará buenos y lindos frutos. Aquella experiencia me enseño algo, me enseño a adorar hasta lo más mínimo que la vida me ha dado.

Somos semillas hechas con amor, paciencia y dedicación. al principio no supe tener paciencia o quizás no sabia darle al tiempo, tiempo; no supe entender lo que la vida me había enseñado ya que no lo supe aplicar en su debido momento. Aquella enseñanza me dio pautas para el día de hoy saber que la semilla que tanto yo buscaría, la iba a obtener con aquellas cosas tan esenciales que aprendí en la finca de mi abuelo.

no es absurdo, aquello ha sido una gran enseñanza”No sabía quien era.

El hecho de querer ser la madre tierra para hacer florecer lo más lindo que la vida me pudiese dar, no estaría a día de hoy en las manos de un ginecólogo, en cuanto a que no determinaría con pruebas o tratamientos si seria madre o no. “Me encontraba en diciembre del 2016 en Huelva- España para pasar la navidad con mi madre y mis hermanos por aquella navidad tenía una cita con mi ginecólogo, puesto que quería saber si estaba bien para poder quedar embarazada “hasta pensaba que lo estaba al tener un retraso de dos meses aproximadamente”. La sorpresa fue desgarradora “yo no ovulava, aparte tenia ovario poliquístico” todo esto conllevaba a empezar un tratamiento, aquel tratamiento no se podía hacer en aquel mes, ya que yo vivo en Alemania y era imposible prolongar mi estancia durante un mes o dos meses más en España, el tiempo suficiente que duraría el primer tratamiento. Cuando este ginecólogo me dio tal noticia, yo solo trague quedándome callada, no quería lastimas, ni mucho menos preguntas «nuestra busqueda iba para un año y medio»… lógicamente esto me causo por algunos días daños emocionales, daños que poco a poco empecé a estudiar. Lo valioso era tener a mi pareja más cerca que nunca dándome su apoyo incondicional, explicándome la cantidad de tratamientos que hay hoy en día para poder quedar embarazada y yo ver que no podía ser negativa puesto que mi relación también importaba. Luego tal vez por miedo, pregunte a mi chico ¿aun te quieres casar conmigo? A lo cual el respondió —Desde el primer momento que te hice mi novia te acepte tanto para lo bueno como para lo malo—. Dos meses después nos dimos el sí quiero.Carta a mi compañero de viaje “mi marido”

Un mes más tarde, mi vida solo se basaba en buscar plaza para mis estudios, seguir con el alemán, el gimnasio, buscar trabajo, mi blog y mi familia. En marzo del 2017 viajé de nuevo a España por temas personales me sentía tranquila puesto que desde el primer momento pensé en hablarle del tema a los que me rodean, con total naturalidad, dado que había empezado algo llamado aceptación, más no resignación.

Semanas más tarde de estar allí me enteré de que tenía cinco semanas de embarazo, es decir, me quede embarazada el mismo mes que me case «fue una enorme sorpresa».

Nada se da cuando tú lo forzás o cuando tú piensas que debe de ser ya mismo… cuando se quiere algo, solo se trata de hacer las cosas con amor, pasión y paciencia. Luego solo queda esperar

la espera es la que nos mata”.

No conocemos nuestro cuerpo, tampoco los demás lo conocen. El cuerpo actúa cada mes como el quiere, sin necesidad de forzarlo, aunque hay lógicamente enfermedades que te hacen estéril, sobra decir que igual que a una mujer le puede ocurrir a un hombre también.

Cuando empezamos a buscar nuestro bebe cada mes esperaba a que faltase mi menstruación, lo cual cada mes era fallido, luego viaje a España enterándome de aquella noticia. Todo este circulo dejo en mi un ende nuevo… primero empecé a estudiar la gravedad de la situación y me dije a mi misma.

<<Monik si llega un momento dado y no puedes tener un hijo no va a pasar nada, porque la vida no termina aquí, la vida termina en donde cada ser humano quiere que termine. “son lamentablemente duelos que te pone la vida, y no solamente el no poder ser madre, quizás perdidas de algún ser querido o millones de cosas”>>.

La mía no se terminaba, no sufro de envidia, al contrario me alegró cuando una persona alcanza lo que quiere, por lo cual si no llegaba a tener un hijo no iba a mirar el hijo de una de mis hermanas con ojos tristes o el hijo de una de mis amigas con la mirada pérdida y así llegar a pensar, que al ver aquellos pequeños me enfrentaría a un fracaso, !mi fracaso¡ “como suelen pensar la mayoría” ¡no! Para mi, no tener un hijo, no es un fracasó. En el mundo hay demasiados niños sin hogar, yo no podría dar una cifra exacta, ya que no trabajo para ello. Lo que si podía tener claro, es que mi vida terminaría cuando yo terminase todo aquello que me encanta. yo hubiese podido ponerme en tratamientos o quizás hubiésemos adoptado un crío al que le diésemos todo aquello que podemos dar, pero si la vida me ha permitido quedar embarazada ahora, la misma vida me ha permitido poder tomar estos dos caminos, tanto como aprender de aquel sentimiento como aprender del sentimiento de poder ser madre.

Me gustaría que tu como mujer si pasas por algo así, no pensases de forma negativa como por ejemplo dejar de visitar a tus amigas, no desear que te trague la tierra, no sentirte culpable, no recordar constantemente ese vacío, no pensar que por no tener hijos nadie te recordará, no tener vergüenza de carecer de una parte sustancial de la esencia misma de la feminidad, y la impotencia de no poder culminar una necesidad animal. Estos son pensamientos destructivos, si solo tu te dejas vencer, tu seras la culpable. La familia siempre está para apoyarte y en tu vida social quien te apoya y te ve como tal se queda para siempre, quien se va sin mas es porque no valía la pena estar en tu vida. Nada se va erosionando si tu no lo permites. Así que el camino no es fácil, solo se trata de saber sobrellevarlo todo sin necesidad de convertirte en otra persona que no eres. Si valoramos nuestros sentimientos, nos aceptamos cada día tal y como somos, luego hablamos sobre el problema sin tabúes y buscamos ayuda, será un logro muy grande para nuestra vida.

Las semillas siempre están ahí, a lo mejor no eres tu quien las siembres pero puedes ser qucartoon-KpqN1RTlv5qV4V1yYuTien las veas retoñar o crecer. Con lo cual le regalaras parte de tu cariño y dedicación a aquella semilla.

Relaciones tóxicas.

He decidido tocar este tema por personas que tengo a mi alrededor, por la forma en que les escucho hablar y porque no saben lo que pierden mientras buscan determinados intereses en algo que no les conviene.

Cuando se es joven, se tiene toda una vida por delante e incluso te puedes comer el mundo.

Muchos jóvenes tienen relaciones en las cuales se sumergen tan profundamente, que no saben hasta donde serán capaces de llegar a causa de dicha tóxica relación.

Todo empieza de esta forma: los primeros meses son basados en el amor, la pareja se preocupa de que todo marche sobre ruedas. Los meses pasan el cariño se mantiene pero a todo esto le sumamos un ente nuevo, los celos, lo cual implica diversos disgustos convirtiendo cada día que pasa en una desmesurada tormenta sin escampadero alguno. Al pasar el tiempo y a sabiendas de que dicho ente no ha desaparecido, una de las dos partes expresa sus emociones pidiéndole, sencillamente a la otra parte que todo cambie con el fin de volver a como estaba todo al principio, debido a ello su pareja cede comportándose bien, siendo incluso capaz de tranquilizar ese ente maligno llamado celos durante unos cuantos días… florece el cariño nuevamente. Llegan los obsequios en calidad de arrepentimiento, las llamadas largas y tendidas, entre otras cosas. Estos «detalles» mantienen la alegría entre ambos, solo por un tiempo.

¿qué pasa cuando empiezas a calmar el enfado de tu pareja con obsequios? Pasa que terminas acostumbrando a la persona que verdaderamente amas, cada vez más, a las cosas materiales que puedas ofrecer según tu cartera. El cariño ya no lo es todo, pasa a un segundo plano en el que se convierte en objeto de manipulación por una de las partes, en este caso la parte con intereses en los bienes materiales.

Desafortunadamente no todas las personas saben llevar una relación sana, de ser así nunca cambiaríamos de pareja, pero… aquellos cambios son algo que todos necesitamos, al igual que necesitamos equivocarnos para aprender de aquellos errores, tales como, convertir el cariño en objeto.

con todo ello ese tipo de relaciones tóxicas, en las cuales, la mujer o el hombre ya no están por amor, si no por algo material. No es relación realmente, es un —mejor no hacernos daño—. Por más buenos o malos que seamos, somos seres humanos, personas con sentimientos, sensibles, dóciles, carentes la mayor parte del tiempo de todo aquello que nuestro entorno o pareja nos pueda complementar.

Quien piense que tener una relación es solo para esperar algo a cambio, para esperar obsequios, para que te lleven a cada lado, o si te encuentras mal económicamente y buscas una manutención 2017-02-27_22.23.47.jpg—estas totalmente equivocad@— una relación así, solo te conducirá a la desdicha, que ganas con obtener obsequios, si por dentro no eres feliz. La felicidad no se compra, ni se regala. La felicidad llega acompañada de aquellas cosas pequeñitas que nos harán sonreír sin necesitar nada a cambio.

Existen también, por otro lado, aquellas personas que sienten pánico de estar solas, sin amigos o pareja.

Si es tu caso dejame decirte que —la soledad enseña más que cualquier compañía— sí ¡es verdad! Si uno no se conoce a sí mismo ¿cómo podrá conocer a otra persona? Siempre he pensado que la mejor manera para poder sobrellevar una relación, es poder vivir un tiempo consigo mismo. Conocerse y poder elegir lo que a uno más le gusta, lo que a uno más le llama la atención, o sencillamente lo que uno más añora en la vida. Esta es una buena base para un mejor futuro…

Muchas personas están con su pareja por estar y ya no hablo solo de parejas, paso también a hablar de amistades, porque no se puede ser interesado basados en el simple hecho de no ser capaz de estar solo, por el simple hecho de ser incapaces de contemplar la soledad con nuestros propios ojos

“aprender a valorarse en un entorno de soledad, para luego aprender a valorar todo lo demás, dice demasiado de la personalidad de cada uno”

si no sabes vivir en soledad, no esperes vivir en armonía con compañía. No te engañes a ti para acudir a engañar posteriormente a tu entorno.

Personas que solo miran el físico —¡negativo!—Es algo que nunca se debe hacer ¿porqué?

Por la simple razón de que el físico es solo una fachada, lo precioso no se encuentra solo por fuera, la personalidad es demasiado importante, para poder continuar con aquella persona por un largo camino duradero y estable en el tiempo. Que nos ganamos con tener la persona más guapa a nuestro lado, sí carece de buen sentido del humor, de inteligencia, de auto-confianza, de humildad, de sinceridad y cientos de características importantes para los caminos de la vida.

Detengámonos a pensar un instante, hagamos una mínima reflexión ya que hoy en día parecemos no tener tiempo para reflexionar largo y tendido: si elegimos una persona guapa pero carente de aquellas cualidades anteriormente mencionadas, ¿de verdad aquella persona va a ser capaz de estar con nosotros incondicionalmente? ¿en lo bueno y en lo malo? Lo dudo muchísimo… cuando llegue una enfermedad se pueden incluso ir alejando, cuando estemos faltos de dinero quedaremos solos. Porque aquellas personas solo quieren el bien para ellas, más no para nosotros, aquellas personas han aprendido bien a hacer del cariño un objeto con el cual manipular a su pareja para conseguir todo lo que desean.

La soledad no es dañina, una persona común y corriente puede convertirse en lo más especial de la vida de otra persona, el dinero puede llegar con el esfuerzo, con la motivación, con la ambición y fuerte trabajo de ambos.

Un sabio consejo para aquellos que no quieren estar solos —Tienen que buscar ese “algo” que les guste, que les motive, que les inspire, y empezar a experimentar es un buen comienzo. Conozco personas a las que no les gustaba leer ni medio párrafo y me preguntaban, constantemente, ¿qué hago? Siempre les recomendé la lectura. Empezar por libros cuyos títulos capten nuestra atención, posteriormente empezar a hacer deporte no por fortalecer el cuerpo, sino por trabajar en nuestras debilidades. Por último la música es una buena compañía mientras meditas, no hablo de música depresiva sino más bien de aquella que logra serenar incluso a las fieras. Somos pasajeros…es uno más de mis posts.

No sabía quien era.

Era una persona desconocida…

Debemos darnos cuenta de que en la vida es importante tanto querer aprender, como ser capaz de pedir ayuda. No todos vienen a nuestras vidas y saben cuando estamos mal, no todos saben de nuestro sufrimiento o nuestras dificultades, pero ¿cuántas personas se identifican con aquel personaje solitario y cerrado? Con ese tipo de persona a la cual pedir algún tipo de ayuda le cuesta la misma vida, le avergüenza muchísimo o peor aún, pedir ayuda se le convierte en un conflicto consigo mismo que no puede resolver así porque sí. Y ¿por qué? ¿Por qué esa sensación de frustración al querer pedir ayuda? Pues… ese tipo de personas consideran que los errores en su día a día, flaquear ante los amigos y/o sus familias, son en realidad faltas muy graves, no obstante, yo, a esa secuencia de conflictos consigo mismo la tildo de “pequeña equivocación”

Si nos adentramos en lo profundo de esas personas podríamos preguntarnos: ¿se han enfrentado a algún tipo de trastorno emocional? o tal vez ¿provienen de familias con un carácter fuerte? o ¿han padecido desequilibrios en el ámbito personal? Buscar ayuda de un psicólogo podría resultar ser de gran ayuda, mas no sería suficiente ya que los psicólogos solo pueden ayudar a sus pacientes hasta cierto punto. Luego… el factor “constancia” aunque lo receta el psicólogo no sale de su propio empeño, es un factor que la misma persona, sea paciente o no de algún psicólogo, debe adherir a su conducta, las ganas de seguir para vivir, con el fin de demostrarse a si mismo que es importante seguir hacia adelante y por ende darse cuenta de que la vida es preciosa. El solo hecho de levantarse aunque el cansancio te haga pesar las piernas e intentar perseverar día a día es una actitud adecuada, es un punto muy importante para lograr el factor “constancia”. Debemos trabajar en resolver cada problema que nos impide seguir con nuestras vidas, para ello es necesario desmenuzar cada punto de dificultad hasta hallar la base de tales problema, buscar el ¿cómo? El ¿cuándo? El ¿por qué?, comenzando por lo más profundo, desde su más pequeña pesadilla, hasta la más grande que le haya podido ocurrir a lo largo de todas las noches, para empezar a que todos esos problemas —drogadicción, alcoholismo, depresión, anorexia, ansiedad, entre otros—, se desvanezcan.

Os contaré una pequeña historia que a lo largo de mi vida he ido admirando, y es que no ha sido fácil.

Hace años conocí a una chica cuya piel es tersa y de color canela, tiene las facciones marcadas, sus pómulos son pálidos como el resto de la piel de su suave cara ovalada; sus labios son algo pequeños, rosados y delineados, también, a juego con su nariz; sus ojos son grandes y de un color marrón oscuro; posee una mirada tierna y cristalina que en momentos se torna opaca, expresa mucho cuando mira; sus pestañas largas y rizadas; sus cejas son abundantes y oscuras a juego con su abundante y oscuro cabello ondulado a la altura de sus hombros; su cuerpo es ectomorfo, es decir, delgado por naturaleza, personas a las que les cuesta subir de peso, tienen extremidades largas, una figura bastante lineal y con poca masa grasa.

Dicha chica es fría ante los ojos de los demás, orgullosa, este tipo de orgullo no es destructivo, todo lo contrario es constructivo, aquel que permite seguir alcanzando éxitos y nos motiva para seguir adelante. Es persistente en todas las cosas que ella se propone, muy calculadora ya que piensa cada paso que da, para no cometer ningún error, no le gusta juzgar a nadie ni que los demás juzguen a alguien delante de ella sin que estos tengan la mas remota idea de la vida de las demás persona, cree en la verdad… más no en la mentira porque es lo que más odia.

Para mi ella era… ¿rara? ¿extraña? Años atrás no hubiera sabido describirla, pero con el pasar de los años aprendí a conocerla y a comprenderla. Ésta chica no hablaba nunca de sus emociones, de hecho no aborda temas acerca de sus sentimientos. Si está bien o si está mal, ella es como la estación del año que a mí más me gusta “el invierno” y si le añadimos una pizca de otoño mejor.

¿Por qué es así? Pues puedo decir que ésta chica viene de una familia totalmente maltratada, su abuelo paterno maltrataba a su abuela, teniendo a esta mujer bajo llave mientras el estaba fuera de casa trabajando. Con lo cual su padre en vez de haber aprendido a tratar bien a las mujeres debido a los sufrimientos de su madre, aprendió a ser igual de ruin que su mismo padre, golpeando a su esposa, obligando a dicha mujer a cumplir sus órdenes en lo que fuese… — muy fuerte ¿no? — pero esto no se quedó en maltratos solo a su madre, se quedó en maltratos hacia aquella chica, su hija, daños psicológicos y físicos, que tomaron vida a la hora de dormir manifestándose en pesadillas que la sobresaltaban a la media noche con sollozos, llantos y una sensación de pesadez en sus pulmones que le cortaba la respiración, como si ello se tratase de un puñal clavado en su pecho. —¿Cómo se le llama a esto cuando solo se tiene cinco años de edad y sueñas con tu padre en blanco y negro?—, pues no tiene explicación, ni nombre alguno. Son marcas… marcas que no se curan, marcas ante las cuales las personas te tachan de loca sin saber que esos son los motivos de tu comportamiento, sin saber que dichas marcas que dolerán de por vida, pero, que al mismo tiempo te ayudan a crecer como persona y a ver la vida diaria de diferente forma a como la ven las demás personas, ello te ayuda a aprender a valorar cada ser humano que se acerca a hacerte compañía, así sea solo por un

alisson1n1
no sabia quien era, aquella mujer.

día.

Aunque puedo decir que sus padres acabaron dicha relación, ella tuvo que vivir más maltratos. Estos maltratos los obtuvo de su niñera, una niñera deteriorada por el paso de los años. No podría describirla, porque para ella ésta mujer está totalmente borrosa en sus recuerdos, no logra recordarla por más que lo ha intentado. Dicha mujer la maltrato psicológicamente por todo un año y os preguntaréis ¿cómo? Pues al cumplir cinco años de edad sus padres ya no estaban juntos, la madre se mudo a vivir sola con sus dos hijos, debido a los malos tratos del hombre al que decidió abandonar. Lo que vino después no fue fácil puesto que llegaron los maltratos de dicha mujer que como ya os podéis hacer idea una no quería a la pequeña y tratarla como a una mujer adulta era lo que a ella mejor se le daba. que mal ¿no? Me pregunto ¿cuántos comparten experiencias de aquella magnitud con los demás? ¿cuántos enfrentan la realidad? o ¿cuántos salen con fuerza adelante?…no es fácil, pero sí posible.

Bueno sigo con la historia y no me enrollo en preguntas… Cuando la pequeña despertaba nada era ameno en sus mañanas, pues esta mujer sabía que ella no toleraba los huevos, pero aun así se los hacia comer, hasta que la pequeña los vomitaba… —muy cruel dicha forma de actuar— las comidas eran pésimas y cuando no eran pésimas, estaban casi vinagres. Las noches para esta pequeña eran las peores debido a que la anciana la amenazaba con un ¿sí no duermes sabes que pasará? Pues vendrán los muertos y te llevarán y si lloras yo misma te llevaré a un bosque y allí te quedarás sola— .

Aquello se convirtió en cosa de todas las noches, hasta que la pequeña no soportó más y su llanto se escuchaba fuerte como si estuviese muriendo y lo primero que le decía a la mamá era —Mamá me duele el pecho, me duele muchísimo y el estómago—. De dicha manera su madre salía corriendo con ella cada madrugada al hospital y digo cada madrugada porque la pequeña utilizó las mismas palabras como excusa cada noche. —Demasiadas cosas ¿no gente?—. Os preguntaréis ¿y la madre no le ponía cuidado a la pequeña?— ¡Sí claro! la madre era un amor, la madre vivía intranquila sin saber qué hacer. Hasta que un día descubrió la razón y el porqué de tantas cosas, ese día que se enteró cogió a su pequeña hija, y con ella fue a buscar a su padres, los abuelos maternos de la niña, a los cuales pidió ayuda. Ellos por suerte cuidaron de la pequeña, y la pequeña termino siendo feliz en casa de sus abuelos, con el cariño de ellos, el miedo que sentía fue desapareciendo

quien tiene una percepción positiva del resto de las personas indica satisfacción en su vida”

Al referirme a esto, hablando de la vida de esta chica o de una pequeña parte de su vida. Traigo a esclarecer que hay personas que empiezan siendo un gran misterio y terminan siendo un mundo totalmente diferente, magnífico y lleno de sorpresas “como los huevos kinder”. Pero todos estos problemas de infancia convierten a personas así, en personas secas que en vez de decir “precioso” contestan con un ¡Sí ESTA BIEN!, que en vez de decir “te quiero mucho” dicen ¡ESTOY BIEN CONTIGO!. Cuantos no han hecho una critica destructiva sobre aquella chica, cuantos no han criticado su forma de actuar con el paso de los años, pero lo que pasa es que nunca se han atrevido a conocerla. Hasta donde tengo entendido “quien tiene una percepción positiva del resto de las personas indica satisfacción en su vida”.

Todo es difícil, salir adelante es difícil, construir una vida es difícil, debido a que llegan los miedos que atraviesan nuestras mentes, nuestro corazón y alma. Miedos nuevos a los que crees no poder enfrentarte para continuar con la rutina. Lo peor es que todo ello termina siendo difícil, porque hay personas que se adentran en nuestro entorno y terminan metiendo en tu cabeza más miedo, siendo muy pocos lo que te dan una idea de seguridad, palabras que desarrollen tu autoconfianza o alentadores consejos.

Lógicamente cada persona debe de experimentar miedos, ya que es algo que cada ser humano necesita para aprender acerca de los peligros, una vez aprendes es como si tuvieras una alarma de emergencia que se activa en cuanto siente el riesgo” Por tanto los comentarios destructivos están fuera de lugar, de primera mano porque cuando vamos a un sitio y vemos a una persona obesa y lanzamos criticas de tal índole como —¡Miralo! ¡si que come! ¡da asco!, ¿por qué no se paga un gimnasio?— O si esta delgada o anoréxica lo primero que dicen es —¿será que no se ha mirado a un espejo? Vaya delgadez, tiene que estar enferma por vanidad. Sí sufres de depresión o de ansiedad, lo primeros comentarios que escuchas son —¿tan joven y con ansiedad? o ¿depresión? Lo que tiene que hacer es ir a buscar trabajo o hacer algo y dejar tanta estupidez.

Estos son factores negativos de la vida, nos hallamos sumergidos en un entorno tóxico e inculto que es incapaz de entender el porqué de cada situación que atraviesan tales personas, un entorno que solo se detiene a detallar y criticar el estado físico, haciendo daño con su palabras destructivas a estas personas que vienen de un hogar tóxico, aunque muchas veces no provienen ni de un hogar, si no más bien de un orfanato debido a la falta de responsabilidad de algunos padres o provienen simplemente de familias totalmente desequilibradas donde los hijos no fueron una prioridad.

A día de hoy tengo 25 años han habido muchísimos traspiés en el camino de mi vida, no ha sido un trayecto fácil pero con el paso del tiempo he ido superando los obstáculos que aquella chica dejó en mi ¡Yo soy ella! Logre conocerme hasta que lamentablemente las personas que con sus actos destructivos me hicieron tocar fondo, destape mi cuerpo ante un espejo, preguntándome a mi misma de donde provenía ese dolor, mirando al dolor muy atentamente y dándome cuenta de lo mucho que significaba mi vida y lo valiosa que es. Me hicieron salir gateando por la puerta trasera para dar mis primeros pasos como una persona realmente solida, me enfrenté rotundamente a mis más grandes miedos, teniendo que alejarme de mis amistades he irme muy lejos de viaje. Con estas letras digo que las heridas duelen como si te quemaran con un cigarrillo por todo tu cuerpo hasta no quedar un trozo de piel intacta, y lo pongo como ejemplo porque una vez quemaron con un cigarrillo mi mejilla derecha y el sufrimiento fue enorme, lógicamente curo dejando sólo una leve cicatriz. ¿Qué os digo acerca de mi corazón? un día sentía que se iba a detener del dolor que padecía pero… ¡no! ¡mi corazón es fuerte! Solo el día que sienta que lo he logrado todo, quizás quiera descansar, aunque soy muy joven y la vida sigue, mientras tanto yo sonrio con ella.

Tenemos que seguir desnudos y con miedos, pero lo más importante es conocernos, saber que es lo que queremos y de que somos capaces en esta vida. Carta a mi compañero de viaje “mi marido”

Blog de WordPress.com.

Subir ↑